Convivir también delinque en Prado Centro

Publicado el: 30 Mayo, 2017

Por Luis Fernando Quijano

Muy dinámica se ve la institucionalidad por estos días, seré justo, desde el 2 de enero de 2016 a la fecha ha tratado de serlo. Esta, representada por Federico Gutiérrez, alcalde de Medellín, el brigadier general Gómez Heredia y recientemente la Fiscalía General de la Nación, diariamente muestra resultados acompañados de importantes anuncios sobre la llegada de nuevos equipos tecnológicos. Hace poco se divulgó la llegada de un helicóptero con modernos equipos, entre otras adquisiciones, además de más policías y militares que engrosarán el pie de fuerza de la ciudad. Pareciera que Medellín se prepara para enfrentar con más bríos a la criminalidad.

¿Será que se ha dado un rediseño en la estrategia de seguridad urbana que traerá consigo una segunda fase de lucha frontal contra el crimen urbano? Esperemos que sí, la ciudad lo necesita, los criminales están altaneros, se creen inamovibles.

Todo podría servir si se conjuga tecnología de punta, eficaz inteligencia, mayor efectividad de cuadrantes y fuera focalizado su accionar en ciertos lugares estratégicos de la ciudad, por ejemplo, en las comunas 8, 16, 6, 5, 13, 15, 10 —que no son las únicas comunas y corregimientos que padecen del accionar criminal, más del 70 % del territorio urbano lo sufre— donde se podría empezar a desmantelar bandas y estructuras. Hasta ahora solo hay control, decomiso y captura de jefes, subjefes o peones, eso en la práctica no está funcionando, ellos siguen ahí fuertes y consolidándose.

Bueno le vendría a la institucionalidad actuar estratégicamente en esas zonas de Medellín para que la ciudadanía recobre la confianza perdida tras décadas de abandono estatal. Es claro que una biblioteca, un parque, un programa como Presupuesto Participativo son importantes, pero no suficientes para generar bienestar y tranquilidad. En el caso de nuestra ciudad eso debe estar acompañado del arrinconamiento del crimen urbano que se ha convertido en uno de los puntales de la seguridad urbana, lamentablemente eso se traduce en un modelo de seguridad compartida llamado por otros dual.

Si estuviera en mis manos y por primera vez fuera escuchada una de mis propuestas por la alcaldía de Federico Gutiérrez, la Policía y la Fiscalía, les diría que iniciaran un segunda fase en una estrategia en la que se conjugara inteligencia, tecnología, talento humano y, sobre todo, empoderamiento ciudadano, eso aplicado a la comuna 10 (Candelaria) donde está uno de los baluartes más poderosos de esta criminalidad que se ha venido adueñando de nuestra ciudad en los ámbitos institucional, territorial y social.

Imaginémonos por un momento que se hiciera un plan estratégico integral de envergadura que le quitara el control de esta importante comuna al crimen urbano representado en Las AGC y La Oficina del Valle de Aburrá y sus bandas paramilitarizadas, podría iniciar su a debacle, por supuesto no sería el fin, para eso se necesita otro plan. En todo caso sería un golpe certero ya que todo lo legal, ilegal y criminal confluye en el centro de Medellín. Para entender la importancia de esta comuna es necesario tener en cuenta que es la que permite el manejo de Medellín a la criminalidad.

Imagen del Centro de Medellín.

¿Por qué propongo a la comuna 10 como lugar de actuación de una segunda fase estratégica de lucha contra el crimen?

Porque desde hace años el crimen urbano, representado en las Convivir, se ha tomado el centro. Estas organizaciones manejan la «seguridad territorial», cobran vacunas (extorsión) asesinan y desaparecen seres humanos, además prestan protección a los jefes del tráfico de drogas, pagadiario, explotación sexual de niños, niñas y adolescentes, pornografía infantil, prostitución, apuestas ilegales, contrabando en alianza con un sector de la institucionalidad.

No podemos olvidar que en esa comuna el tema de la seguridad es sensible, complejo y peligroso. No se le ha puesto atención, a pesar de que se han desatado varias guerras desde 2014 hasta 2016 a manos de las Convivir, el cuerpo armado de la Oficina del Valle de Aburrá en el centro, 35 de ellas están a lo largo y ancho del territorio.

Repito no se le ha prestado atención pese a que en abril de 2016 se desató una nueva guerra de las Convivir luchando por el territorio y las finanzas criminales. Advierto que el monstruo sigue dormido desde que acabó esa guerra. ¿Hasta cuándo lo estará? ¿Cuándo estallará una nueva confrontación armada?

¿Será que aumentar el número de cámaras y cuadrantes servirá solamente? Es claro que no, si la inteligencia no se articula a una estrategia integral y no actúa realmente, la institucionalidad  no pasará tan solo de hacer presencia y control, nada más que eso.

Cuando propongo que sea la comuna 10 a la que se le aplique una segunda fase en el redireccionamiento de la estrategia de seguridad, espero con gran esperanza sea lo que vaya a pasar, Medellín tiene que dar un salto cualitativo en su lucha contra el crimen urbano. Quiero ir más allá, de lo simple a lo complejo, empecemos por un lugar del centro de la ciudad, ¿qué tal Prado? Por qué no hacer el plan piloto de acorralamiento, expulsión, toma y legitimación del Estado Social de Derecho en este barrio, ahora que realmente un alcalde le pone atención. La actual administración municipal ha llamado a esta zona: Prado es una joya para descubrir; sería genial un plan allí y mostraría que la voluntad política, la eficiencia y la transparencia se conjugan en darle salida al grave problema de seguridad. Se podría iniciar en Prado y continuar en El Chagualo, otro sitio dominado ampliamente por las Convivir.

¿Por qué hacerlo inicialmente en Prado Centro?

El 27 de mayo, en directo desde Prado —donde se encuentra ubicada la sede de la ONG Corpades y de la Agencia de Prensa Análisis Urbano— denunciaba que el barrio está en manos del crimen urbano representado por las Convivir. Tenemos información de que aproximadamente treinta miembros se encuentran allí.

Ellos tienen vacunados (extorsionado) a todos los negocios, trafican con droga, pagadiario, explotación sexual de niños, niñas y adolescentes, además de que parecieran ser los dueños de Prado Centro, son los encargados de la seguridad. También están montando inquilinatos que están alquilando, muchos de esos inquilinos hacen parte de los que actúan en el crimen y la violencia en el centro.

Desde Análisis Urbano y la ONG Corpades se viene denunciando la presencia de estos criminales desde hace varios años; hasta el momento la partida la está ganando la criminalidad en la zona, nadie escucha y mucho menos actúa.

Invito al señor alcalde de la ciudad, al comandante de la Meval, a la directora de la Seccional de Fiscalías de Medellín a que se pongan al frente de erradicar las Convivir de Prado Centro y posteriormente del resto de la comuna 10 (La Candelaria). Recuerden que son 35 organizaciones de las Convivir las que se tomaron el centro de la ciudad. Qué bueno sería ver al menos una de ellas desmantelada en el primer semestre del año.


Apunte Urbano

  1. En estos tiempos donde la seguridad y el desarrollo social parecieran ser importantes en la ciudad, sería bueno tener argumentos desde la institucionalidad para refutar esta afirmación realizada en modo pregunta. ¿Para qué sirven cámaras, cuadrantes y presencia institucional si el crimen cogobierna a su antojo en la comuna 10?
  1. Ojo con la presencia de importantes jefes, subjefes y gatilleros de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia —o Clan del Golfo— en Medellín, algunos de ellos andan de la mano con la Oficina          del Doce de Octubre. Es claro que no vienen solo de paseo, pronto estaré dando sus alias y ubicación para que la institucionalidad entienda que vinieron no solo a hacer presencia sino a                      establecer su dominio paraestatal.

Temas relacionados

Cayó Mono Picacho

La guerra de las Convivir estaba anunciada, ¿qué se ha hecho?

Llegó la guerra de Las Convivir al centro de Medellín

Nuevamente la guerra de las Convivir sacude el centro

El nuevo operar de Las Convivir en el centro de Medellín

Por control remoto operan las Convivir en el centro de Medellín

La nueva cúpula de Las Convivir

¿Quién se atreve a desmontar las ‘Convivir’?

Las ‘Convivir’ tienen 11 casas de cobro en Medellín… y hasta más

Exclusivo: La nueva cúpula de las ‘Convivir’ reorganiza el centro de la ciudad

‘Diadema’ uno de los protagonistas de la guerra entre las ‘Convivir’

Larga vida a la mafia en Medellín: las Convivir cumplen 20 años, aún tienen control territorial y sus jefes campean tranquilos el centro de la ciudad

“Municipio de Medellín, responsable por permitir las “Convivir”

 

Deja un comentario

hola