Gaitanistas y Pachelly controlan la coca y el oro en Briceño

333

Redacción Análisis Urbano

La minería ilegal y la compra de base de coca —de variedad peruana— han vuelto a Briceño un municipio atractivo para la incursión de grupos armados. Los Gaitanistas han ingresado al negocio vendiendo la idea de sustituir las matas de coca por la variedad peruana que les facilita tener una «raspa» o cosecha cada dos meses, volviendo más rentable el negocio. El precio del kilo de coca, hasta 2016, estaba en $1.000.000, más $100.000 de impuesto de gramaje. En general, en el Bajo Cauca el kilo se compra a $2.000.000.

El triple homicidio presentado este fin de semana en Briceño es la muestra del control que han tomado del negocio del narcotráfico las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) y la banda Pachelly, de Bello —alianza que también opera en San Andrés de Cuerquia, Valle de Toledo e Ituango—.Moisés Gilberto Flórez Rincón (46 años), Orlando Alcides Echavarría Martínez (31) y Óscar Darío Barrientos Rodríguez (32), al parecer fueron asesinados por los Gaitanistas en un ajuste de cuentas por no estar alineados con la venta y el consumo de drogas. [Leer también: Pachelly extiende su poder]

Briceño ha sido durante años un territorio con grandes cultivos ilícitos, condición que facilitó la presencia de grupos armados como las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), a través del Frente 36, además del Frente 18, que controló los municipios de Ituango, San Andrés, Toledo y los corregimientos de Puerto Raudal y Puerto Valdivia, en Valdivia.

Con la desmovilización de las FARC estos territorios fueron copados por la alianza Gaitanistas-Pachelly. La Agencia de Prensa Análisis Urbano ya había denunciado la expansión de Pachelly mediante la compra de negocios y fincas para colonizar y fortalecerse en Ituango como acción estratégica luego de la desmovilización del Frente 18 de las FARC. Se presume que un exguerrillero, alias Carnitas, sería uno de los aliados de Pachelly en este municipio. [Leer también: La nueva cúpula criminal de la banda Pachelly]

Desde mediados de febrero de 2015, en Briceño ha habido presencia de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, que se asentaron en las veredas Las Auras, Los Sauces, La América, Altos de Chirí y El Orejón —en esta última se ha llevado a cabo el plan piloto de desminado humanitario, el mismo que se lleva a cabo desde 2016 en Pueblo Nuevo—.

A Briceño, además de la coca, lo asedian los proyectos mineros. Como publicó ¡Pacifista! en marzo de 2015: «Muchos habitantes de la región saben del potencial minero que está bajo sus pies y, en efecto, por buena parte de esa zona de Antioquia se entiende una concesión de la compañía minera Continental Gold, propietaria de Berlín [mina que fue explotada por la empresa Timmins Ochali entre 1930 y 1946], que se encuentra en exploración. De acuerdo con datos de la misma empresa, el territorio concesionado supera un área de 38 mil hectáreas en los municipios de Briceño, Yarumal, Toledo y San Andrés de Cuerquia». [Leer: ¿Desminado humanitario o minero energético?]

En un rastreo de prensa del año 2016 encontramos algunas notas sobre la causa del crimen en Briceño. De acuerdo con El Colombiano, el narcotráfico es la causa del crimen en Briceño, por lo que «las víctimas han estado implicados en cultivos ilícitos y procesamiento de estupefacientes».

En el informe de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodoc), publicado en julio de 2017, sobre el monitoreo de cultivos ilícitos, se destaca que en Antioquia el municipio de Briceño tiene una alta resiembra de cultivos ilícitos, y si bien la reincidencia es dispersa y se distribuye en la periferia de núcleos más consolidados, este comportamiento se configura como una alerta, pues en estos territorios se estaba avanzando hacia una consolidación de terrenos libres de coca. [Ver informe UNODC 2017]

Así, en Briceño la criminalidad se apoderó de lo que antes controlaban las FARC. Los Gaitanistas y la banda Pachelly —respaldada por la Alianza Criminal del Norte, al mando de alias Tom Chata, de la banda Los Chatas, también de Bello— ven un negocio redondo en Briceño: proyecto minero, minería informal y coca, con lo que asegurarían sus finanzas para seguir delinquiendo.

Temas relacionados 

Titi, dueño de las 2.5 toneladas de marihuana incautadas en Bello 

Bandas de Medellín y Bello controlan narcotráfico en Yarumal

La nueva cúpula criminal de la banda Pachelly  

Ituango bajo el dominio de alias Ferney

Pachelly extiende su poder 

Los Pachelly ingresaron explosivos a Bello días antes de las elecciones 

Los Pachelly, señores de la mafia: drogas, armas y prostitución en Bello y Barbosa. 

Quiénes son Los Pachelly, el poder criminal de Bello

 

 

Deja un comentario