¿Quiénes son los ilegales que amenazan Ituango?

Publicado el: 27 Julio, 2017

Por: Eli_Inspector

Desde mediados de febrero se han publicado informes que denuncian la inseguridad que se vive en el municipio de Ituango, en el Norte de Antioquia, antiguo fortín de las FARC, en donde operó el Frente 18 denominado Román Ruiz, del Bloque Efraín Guzmán. Ni la Gobernación de Antioquia ni el alcalde de Ituango, Hernán Álvarez, vieron venir lo que hoy es una amenaza real.

Luego del consejo de seguridad realizado el martes 25 de junio en la Gobernación de Antioquia, Luis Pérez Gutiérrez declaró a los medios que «con armas de las caletas de las FARC, en las poblaciones de Ituango y Dabeiba, se han conformado grupos delincuenciales». Tal información no es del todo cierta.

Preocupan las declaraciones del gobernador Luis Pérez, quien señala que las disidencias presentadas en Ituango, y al parecer en Dabeiba, hayan servido de insumo para integrar nuevos grupos ilegales. «En Ituango, entre los 14 fugados de la zona, había caleteros, ellos se adelantaron y sacaron esas caletas», dijo Luis Pérez, en declaración retomada por Caracol Radio. Esta información no es precisa.

Los alias de Carnitas, Jeringa y Serpa serían quienes le sirven de enlace a Pachelly con la compra de la base. Según informe de Verdad Abierta, alias Serpa habría sido asesinado en la semana del 17 de mayo. Al parecer, cerca de dos docenas de hombres se encuentran vigilando la zona e intimidando a los pobladores, quienes esperan una respuesta del Gobierno nacional.

Alias Carnitas, de acuerdo con información suministrada por algunas fuentes, no es desertor, sino que pidió la baja a la organización en 2015. Tendría el control de las veredas Pascuitá, El Cedral y La Hundida, además de los corregimientos de El Aro y Santa Rita, este último con antecedentes como la detonación de un artefacto explosivo y la amenaza a veinte maestros, en medio del paro convocado por Fecode, en mayo pasado. [Ver denuncia de Análisis Urbano]

Fuentes de Eli_Inspector han señalado a los presuntos cabecillas del nuevo grupo criminal, quien trabajaría en alianza con la banda Pachelly, de Bello, que habría adquirido la franquicia de la compra de base de coca y la producción de cocaína al Clan del Golfo.

En días pasados, como lo referenció en una nota Análisis Urbano, fue asesinado Juan Fernando Amaya, conocido en la organización como Neyder, quien fue interceptado en inmediaciones de la vereda Ceniza. Amaya fue indultado en diciembre de 2016 y se desempeñaba como comerciante en el área urbana de Ituango, en donde al parecer pudieron haberle seguido la pista miembros de las estructuras criminales. [Leer nota Análisis Urbano]

El pasado 18 de julio fue capturado en el municipio de Cañasgordas Jaime Alberto Posada Quintero, alias El Zarco o El Tigre, jefe del Clan del Golfo en el Occidente y en el municipio de Ituango. Según la inteligencia del Grupo de Operaciones Especiales (Goes), alias El Zarco habría llegado hace unos meses a Ituango con 25 hombres armados disfrazados de campesinos, ordenando una seria de asesinatos selectivos.

El prontuario del Zarco inició hace cerca de dieciocho años en el Bloque Elmer Cárdenas de las AUC, mutando rápidamente, luego de la desmovilización de 2006 y 2007, a las recién creadas bandas criminales, integradas por desmovilizados reincidentes en el crimen, y que se conocen hoy como Clan del Golfo.

Es urgente la puesta en marcha de escuadrones de la Dirección de Carabineros y Seguridad Rural (Dicar), adscrita a la Policía Nacional, con sus Unidades Básicas de Carabineros (Ubicar), para que ocupen las zonas posfarc y den tranquilidad a los pobladores. Lo que necesitamos saber es cuándo comenzarán a operar en esas zonas, como Ituango, Dabeiba y Anorí, en donde hay zonas veredales y el negocio del narcotráfico sigue vivo.

Así, lo que fue el santuario de las FARC en el Norte de Antioquia, en donde se produjeron durante décadas toneladas de base y fue corredor de rutas de narcotráfico y armas, ahora sirve de centro de operaciones y corredor de expansión de las bandas criminales y las franquicias, en manos de bandas que tienen su origen en la delincuencia del área metropolitana de Medellín.

Temas relacionados 

Pachelly extiende su poder

El problema ha dejado de ser las FARC  

Asesinado un indultado del Frente 18 de las FARC en Ituango

 

 

Deja un comentario

hola