Victoria Sandino: una cara amigable en la máxima comandancia de las FARC

Publicado el: 9 Junio, 2017

Judith Simanca Herrera, más conocida como Victoria Sandino.

Por “Florentino Ariza”

La poca popularidad de las FARC en la sociedad civil colombiana es una constante que se ha demostrado desde que iniciaron los diálogos en La Habana, en 2012. El mismo día que se daba apertura a las conversaciones de manera formal, el 18 de octubre del mismo año, en Oslo, Noruega, el jefe del equipo negociador de la guerrilla, Iván Márquez, sorprendió con un discurso encasillado en los ideales de la guerra fría, y un poco complejo para el ciudadano de a pie que no conoce las tesis de Marx y que no ha sido formado con una cultura política.

En esa misma ceremonia, uno de los llamados «ideólogos» de la insurgencia, Jesús Santrich, fue cuestionado por una periodista española sobre el perdón que deberían de pedir las Farc a sus víctimas. El jefe guerrillero, con su sarcasmo característico, respondió entonando una canción: «Quizás, quizás, quizás…», mientras abrazaba Márquez y soltaban algunas risas que ofendieron a un enorme sector de los colombianos. Hubiesen sido buenas unas clases de marketing político para los jefes de las FARC recién empezados los diálogos. La polarización del mundo entre comunismo y capitalismo había sido cosa del pasado y, a la máxima comandancia, incrustada en la selva por décadas, aún les costaba entender eso.

Y así fueron transcurriendo los diálogos en Cuba. Mientras los comandantes de la guerrilla se mostraban sarcásticos y prepotentes, la sociedad civil colombiana, bombardeada por el odio expresado por los sectores detractores del Proceso de Paz, se hizo a una imagen muy negativa de los principales cuadros políticos de las FARC, asunto que de seguro les va pesar en el posconflicto, al ir a unos comicios o al intentar ganar cargos públicos en el ámbito local y departamental.

El mejor ejemplo de lo anterior fue el resultado del plebiscito del 2 octubre. «Con la campaña más barata y más efectiva», tal y como lo reconoció el gerente de la campaña por el No, Juan Carlos Vélez, los colombianos tomaron una decisión, forzada además, por las declaraciones salidas de tono de los miembros del Secretariado Mayor de la guerrilla.

Mejor dicho, las FARC se estaban hundiendo solas por sus palabras desmedidas. Por eso es que en la organización urgen nuevos liderazgos; caras más amigables, sin tantas etiquetas y sin tanta prensa. No basta solamente con apelar al ciudadano del común, que tiene problemas en la prestación de sus servicios públicos y en la garantía de los derechos a la salud, a la educación y al trabajo. Si bien es importante cambiar el discurso de clases por uno más incluyente y más acorde a las problemáticas del mundo globalizado, también lo es la renovación de los cuadros políticos de la agrupación. Judith Simanca Herrera, más conocida como Victoria Sandino —como fue bautizada por la guerra—, cumple con el perfil para esto.

En entrevista conferida a Vicky Dávila, el 6 de junio en la W Radio, Sandino mostró una cara amigable, confiable y crítica de las mismas prácticas de las FARC. Tanto así, que Dávila le expreso: «Con usted se puede dialogar… que bueno que en las FARC hubiera más Victorias Sandino».

Simanca Herrera es la única mujer perteneciente al Estado Mayor de las FARC, máximo órgano de dirección de dicha organización. Al ser una persona influyente dentro de la guerrilla, fue una de las voces escuchadas en La Habana, con un rol fundamental en los temas de género y el papel de la mujer campesina.

VICTORIA SANDINO DE LAS FARC-EP Y ANDREA ALDANA PERIODISTA DE ANÁLISIS URBANO.

Sandino, quien confesó que empezó a militar en la izquierda cuando apenas tenía doce años, fue enfática en señalar que era machista, lo mismo que las FARC a través de su historia. Al ser cuestionada por los abortos obligados en la guerrilla y por el papel de las madres en la agrupación, su respuesta fue certera: «Una de las obligaciones dentro de las FARC es planificar. Hacerlo en pareja porque es un asunto de los dos y no solo de las mujeres, por eso es que no está bien tener hijos en la organización… Porque no le hace bien a uno ser madre al mismo tiempo que está en la guerra».

Victoria Sandino asegura que a pesar de que en las FARC son machistas, hay un respeto por las mujeres y por las madres, específicamente.

A las víctimas de esta organización guerrillera les pide un «perdón sincero». Dice no sentirse orgullosa de un acontecimiento como el atentado al Club el Nogal, en Bogotá, o como lo ocurrido con los diputados del Valle. «Las FARC, por su acción política y militar, por la misma confrontación, hacemos un reconocimiento sincero a las víctimas», aseguró.

Para Sandino, como para muchos otros, que no necesariamente son guerrilleros, la guerra en Colombia la inició el sistema y no los grupos armados. A sus detractores los invita al diálogo y la posibilidad de disentir con garantías plenas de libertad de expresión y de participación en política.

Quizás una de sus declaraciones más polémicas en la entrevista concedida a La W fue la que tiene que ver con la muerte de Alfonso Cano, comandante en jefe de esa guerrilla cuando fue abatido por el ejército colombiano en las montañas del Tolima, en el sitio conocido como el Cañón de las Hermosas. Según Sandino, Cano no murió por el bombardeo de la Fuerza Aérea sino ejecutado por el Presidente Santos. Al lanzar semejante afirmación, la comandante guerrillera no quiso dar más precisiones porque afirma que el hecho será presentado ante la JEP y ante La Comisión de la Verdad.

El llamado de Victoria Sandino a los colombianos es a que saquen la paz de los partidos políticos y de los personalismos y cacicazgos políticos. Dice que la voluntad de Paz de las FARC no está determinada por quien gane las elecciones en el 2018. Así las cosas, y de cara al llamado posconflicto, una mujer, crítica de la misma organización y abierta al diálogo sin arrogancia, es una buena figura para mostrar; sin escándalos y sin videos en las redes tratando de hacerse la graciosa con realidad de la guerra.

Temas relacionados

La mayor victimización de la mujer colombiana no es en el conflicto armado: Victoria Sandino

Alfonso Cano no murió en combate, a Alfonso Cano lo fusilaron: Victoria Sandino

 

 

 

Deja un comentario

hola