12 años después, seguimos esperando justicia por la muerte de Judith Adriana Vergara

998
Compartir Noticia

Hace ya más de una década, mientras el alcalde de Medellín de ese entonces, Sergio Fajardo, afirmaba que pasábamos del miedo a la esperanza y que nada era más alejado de la realidad que la llegada de los paramilitares a la zona urbana; fue asesinada nuestra compañera de Corpades, Judith Adriana Vergara.

Reingeniería criminal (Primera entrega)

La lideresa, la mujer defensora de los Derechos Humanos y la luchadora por su Comuna 13, al final terminó silenciada por las balas criminales, sin que hoy se tenga una respuesta de la justicia sobre su muerte.

Aquel lunes 23 de abril de 2007 en las horas de la mañana, Judith Adriana se dirigía a Corpades en un bus, cuando dos hombres abordaron el vehículo de transporte público y la asesinaron a sangre fría, a la altura del barrio San Germán, a unas pocas cuadras de la Cuarta Brigada del Ejército.

Diez años después, impunidad rodea asesinato de Judith Adriana Vergara

Desde entonces sus cuatro hijos, la comunidad de San Javier y las Organizaciones Defensoras de Derechos Humanos seguimos esperando una respuesta.

Días antes del ataque, Corpades había emitido una comunicación diciendo que “los mecanismos de participación y autonomía organizacional se han constituido en un factor de amenaza ante la hegemonía de actores armados ilegales. Riesgos que recaen principalmente en los líderes y representantes comunitarios, los cuales, ante la negativa de sometimiento ante el nuevo poder barrial, están siendo declarados objetos de ataque”. Dicho documento pretendía la declaración de una alerta temprana para la protección de estas personas, pero la Alcaldía de Medellín lo tildó de “lejano a la realidad”.

Los paramilitares urbanos, por orden de Carlos Pesebre, o presuntamente un sector de la inteligencia militar, mataron a Judith Adriana Vergara, madre de cuatro hijos y compañera nuestra, miembro del Polo Democrático Alternativo y de Redepaz Antioquia.

Sin embargo, los autores materiales e intelectuales del crimen siguen sin ser vinculados al proceso penal. 12 años lleva Corpades denunciando que el grupo paramilitar Los Pesebreros, dirigidos por Freyner Alfonso Ramírez García, alias Carlos Pesebre, y adscritos a la Oficina del Valle de Aburrá, fueron los autores de su muerte.

Seguimos esperando una respuesta y denunciando la impunidad frente a la muerte violenta de las y los defensores de derechos humanos en Medellín, Antioquia y el resto de Colombia.

Las grietas de la UNP ponen en peligro a los colombianos

Tema relacionado

Compartir Noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here