16 meses sin saber de Julián Velásquez, las bandas no dan razones de él, tampoco la institucionalidad

Compartir:

Al momento de su desaparición, Julián Velásquez Grisales tenía 15 años. Fue visto por última vez el lunes 25 de febrero de 2019 en el barrio Niquía, de Bello. Son ya 16 meses sin tener noticias del joven. Ese día tenía puesta una camiseta color blanco con estampado en la parte de atrás de color azul, una sudadera color gris y blanca y tenis de cuero blancos.

Según el relato de quienes aseguran haberlo visto, tres hombres de la banda Pachelly, que portaban armas de fuego en sus manos, a plena luz del día y a ojos de todos, se llevaron a las malas a Julián. Eran las 3 de la tarde y el secuestro ocurrió en la avenida 38 con diagonal 59, Niquía.

Tema relacionado: ¿Quién responde por la desaparición forzada de Julián Velásquez en Bello? https://analisisurbano.org/quien-responde-por-la-desapar…/…/

Y, ¿por qué se lo llevaron? Solo lo saben los raptores. Julián no pertenece a ningún combo, a ninguna banda, lo asegura su señora madre. Se rumoró entonces que los integrantes de la banda Pachelly lo confundieron con un miembro de una estructura enemiga: Niquía Camacol.

En estos barrios de Bello son las bandas ilegales las que ejercen el control social, son la autoridad. Ellas no dan razón de Julián. Tampoco la institucionalidad. La Policía Metropolitana adelantó hace un año que sabía cuál organización tenía en su poder a Julián, pero desde entonces no han dado más detalles. Por lo general cada que se les pregunta por el joven responden con una frase elaborada: “estamos muy cerca de dar con su paradero, pero por razones de inteligencia no podemos adelantar detalles”. O, “estamos haciendo labores de inteligencia para ubicarlo”. O, “pedimos la colaboración de la ciudadanía para encontrarlo”.

También puede leer: Alias Banano sí deberá esclarecer la desaparición del menor Julián Velásquez, dice la Policía https://analisisurbano.org/alias-banano-si-debera-esclar…/…/

La mamá de Julián recordó que su hijo sufre de una discapacidad cognitiva, por lo que requiere de una medicina especial, recetada por un neurólogo. Su trastorno físico debe haber avanzado mucho, por lo que su progenitora pide a sus captores que lo dejen libre para que continúe con su tratamiento.

“Les pido que se pongan la mano en el corazón y me entreguen a mi hijo, porque ellos también deben tener hijos y les puede pasar lo mismo”, dijo la madre de Julián, muy afectada por la ausencia de su hijo, quien lavaba carros para ayudarle a ella con los gastos del hogar.

Tema relacionado: Ofrecen $10 millones por información que conduzca al paradero del joven Julián Velásquez https://analisisurbano.org/ofrecen-10-millones-por-infor…/…/

Liberen ya a Julián, es un muchacho que no pertenece a ninguna banda, está enfermo y hay una madre que lo espera ansiosamente.

Compartir:
Total
15
Shares