82 familias indígenas tienen ayuda humanitaria y seguridad alimentaria en Urrao y Andes

Compartir:

Un total de 82 familias indígenas Emberá que sufrieron en el pasado el desplazamiento forzado y reubicadas en los municipios de Urrao y Andes (Antioquia) recibieron la ayuda humanitaria por parte de la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas para garantizar su seguridad alimentaria y condiciones de hábitat.

Con la entrega toneladas de alimentos y kits de aseo se beneficiaron en Urrao 48 hogares que se alojaron en zona urbana de este municipio tras desplazarse de las comunidades de La cristalina y La Junta en Quibdó (Chocó) hace 7 años.

Entre tanto, en Andes fueron 34 las familias Emberá-Katío atendidas. De estas, 20 se encuentran en la vereda Quebrada Arriba, mientras que otros 14 grupos están reubicados entre los años 2014 y 2015 en el resguardo de Dojuró (corregimiento Santa Inés). Estas familias provienen del resguardo del Alto Andágueda (municipio de Bagadó-Chocó).

Wilson córdoba Mena, director de la Unidad para la Reparación a las Víctimas en Antioquia, informó que “con esta cuarta ayuda humanitaria que reciben este año estas familias Emberá se garantiza la seguridad alimentaria a esta población de especial protección afectada por el conflicto armado”.

El funcionario indicó que “desde que sufrieron los desplazamientos, se atiende a estas comunidades en articulación entre el equipo de Asuntos Étnicos de la Unidad para las Víctimas, las alcaldías, la Gobernación de Antioquia y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, mientras se concierta con estas su retorno a sitios de origen o su reubicación para restablecer sus derechos”.

A mediados del mes pasado, otras 89 familias de la comunidad Santa María, también ubicada en Urrao y que se desplazaron por presencia de grupos armados ilegales de su territorio, recibieron ayuda humanitaria inmediata por parte de la Unidad para las Víctimas.

Con apoyo financiero del Consejo Noruego para Refugiados y el Consorcio MIRE, se realizó una misión humanitaria helicoportada con el uso de trajes de bioseguridad para los funcionarios que entregaron seis toneladas de alimentos no perecederos, kits de aseo y de hábitat a 454 indígenas del resguardo Majoré Amburá.

Desde el año 2013, la Unidad para las Víctimas ha acompañado a más de 210 comunidades en su proceso de retorno a sus territorios o reubicación en otros, que equivalen a casi 39 mil personas.

Compartir:
Total
1
Shares
Previous Post

Capturada mujer en Itagüí por tráfico de marihuana y base de cocaína

Next Post

Este lunes 8 de junio, Cámara de Comercio abrió sedes del Centro y El Poblado

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: