A alias Juancito, preso en Valledupar, le imputaron dos homicidios perpetrados en la comuna 13

369
Compartir Noticia

Ante el Juzgado Segundo Penal Municipal Ambulante de Antioquia, con funciones de control de garantías, la Fiscalía General de la Nación adicionó imputación de cargos contra Juan Manuel Piedrahita Giraldo, alias Juancito, por el homicidio de dos personas que fueron señaladas como ladrones en la Comuna Trece de Medellín.

El primer homicidio fue cometido el 3 de noviembre de 2017, cuando miembros de la banda conocida como Betania, dieron muerte a Pedro Pablo Tavera Tavera, alias el Negrito, en un sector conocido como la Arenera. La víctima fue conducida hasta el lugar del crimen con el pretexto de consumir estupefacientes.

El segundo caso ocurrió en el barrio Belencito – Corazón el 4 de enero de 2018, cuando varios hombres armados dispararon contra Jhonatan Ciro González, alias Tatán. Los victimarios lo sorprendieron en horas de la madrugada cuando colaboraba con un trasteo.

Piedrahíta Giraldo, de 41 años de edad, no se allanó a los nuevos cargos que le imputó un fiscal de la Dirección Nacional contra la Criminalidad Organizada, por los delitos de homicidio agravado en concurso homogéneo y sucesivo y porte ilegal de armas de fuego de defensa personal. La audiencia judicial se realizó de manera virtual desde la cárcel de máxima seguridad de Valledupar, César.

El pasado 2 de mayo, alias Juancito se entregó a las autoridades y fue cobijado con medida de aseguramiento intramuros por los punibles de concierto para delinquir agravado y terrorismo.

De acuerdo con la investigación adelantada por la Fiscalía, el procesado sería el cabecilla de la banda delincuencial Betania, que depende estructuralmente de la llamada Oficina y que se dedica al cobro de extorsiones, al microtráfico y a la comisión de homicidios selectivos en una amplia zona de la Comuna Trece de Medellín.

Durante las interceptaciones obtenidas por los investigadores de la Policía Nacional, se estableció que alias Juancito dependía jerárquicamente de Sebastián Murillo Echeverri, alias Lindolfo, reconocido jefe de la Oficina pero que en las conversaciones se identificaba como JR.

Se determinó además que el 21 de abril último, el procesado habría ordenado a sus hombres que amenazaran a los conductores de servicio público de la zona para que paralizaran sus actividades. Se investiga además si tuvo participación en la quema de un bus ocurrida el 26 de abril de este año.

En los próximos días un fiscal seccional de la Unidad de Vida le imputará nuevos cargos por su presunta responsabilidad en otros 6 homicidios perpetrados en la zona de influencia de citada organización criminal.

Compartir Noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here