Como Carlos Miranda, de 30 años, fue identificado el excombatiente de las Farc asesinado a balazos el pasado miércoles 19 de junio en la vereda Malvinas, del municipio de la Macarena, Meta.

Según la Asociación Campesina Ambiental del Losada Guayabero (Ascal-G), las Fuerzas Militares estarían involucradas en este hecho.

Miranda, quien adelantaba su proceso de reincorporación, fue baleado cuando viajaba en su moto por un caserío, al parecer, a manos del Ejército. “Tropas del Ejército Nacional asesinaron al campesino a escasos metros de un bazar cerca de la escuela. También resultó afectado con impactos de disparos la unidad sanitaria de una vivienda propiedad del señor José Olbeinarias, donde se encontraban niños con sus padres, quienes salieron ilesos”, dice Ascal en un comunicado.

Añade el escrito de Ascal que miembros del Ejército instalaron retenes en las tres vías de la vereda donde retuvieron a toda persona que transitaba por la vía y no permitieron el paso del vehículo que transportaba la leche de ese sector, fueron detenidas unas 100 personas aproximadamente entre los cuales se encontraban varios niños.

Por su parte, el Ejército aclaró que los hechos ocurrieron cuando tropas en campaña de la Fuerza de Tarea Omega realizaban una operación para neutralizar a alias Boyaco y a alias el Mono, dos miembros de una disidencia de las Farc, la Estructura 40, que delinque en esa zona. Precisamente desde una motocicleta los atacaron a bala, según la versión castrense.

Agregó el Ejército en un comunicado que Miranda, quien conducía la moto, desde el 8 mayo de 2017 hacía parte de un proceso de reincorporación individual de población dispersa, pero que desde hacía más de cinco meses no hacía presentación ante su enlace en la ciudad de Florencia.

La Fiscalía General de la Nación inició la investigación respectiva, para lo cual la Institución puso a disposición todos los medios requeridos para la inspección judicial en el terreno y para la posterior construcción del acervo de pruebas.