La líder social Tatiana Paola Posso Espitia, de 36 años, fue asesinada a balazos en su vivienda del barrio El Porvenir, del municipio El Copey, del departamento del Cesar, en la mañana de este miércoles 3 de julio.

Posso era candidata al concejo de ese municipio. Los sicarios, quienes se movilizaban en motocicleta, la abordaron cuando ella iba en compañía de su pequeña hija de 12 años y de su señora madre.

Un hombre que la acompañaba y que intentó protegerla, recibió dos disparos por parte de los asesinos. Los dos fueron trasladados al hospital San Roque, pero por la gravedad de las heridas falleció Tatiana a los pocos minutos, mientras que el hombre se recupera de sus lesiones.

Organizaciones de líderes aseguraron que Tatiana Paola era líder social y que hace pocas semanas obtuvo el aval para presentarse como candidata al concejo de El Copey por el partido Colombia Justa y Libre.

Era madre de dos hijas de 12 y 19 años cuyo padre fue asesinado hace diez meses en el barrio El Bosque de la misma localidad. Se encontraba desempleada y hasta hace un par de años trabajó como vigilante en una empresa privada.

En la zona hacen presencia grupos armados ilegales de origen paramilitar y milicias del Eln.

En un comunicado, la Red Nacional en Democracia y Paz condenó y lamentó el asesinato de Tatiana Posso:

“Condenamos y lamentamos el asesinato de Tatiana Paola Posso Espitia»
«La Red Nacional en Democracia y Paz condena y lamenta profundamente el asesinato del que fue víctima la señora TATIANA PAOLA POSSO ESPITIA, en la ciudad de El Copey (Cesar), en la madrugada del miércoles 3 de julio de 2019. Expresamos nuestras más sentidas condolencias a sus familiares y amigos.

La señora Posso Espitia, era una lideresa social que estaba comprometida con la ayuda humanitaria a personas vulnerables y víctimas del conflicto armado interno que continúa sufriendo Colombia. La Señora Posso tenía un gran sentido social y don de gentes; era muy querida en su municipio, que hoy ve caer a una de sus más importantes lideresas.

La vida es el don más precioso con el que contamos, acabarla riñe en las más profundas entrañas de la sociedad. Quienes atentan contra la vida de una persona, están atentando contra toda la sociedad. Quienes vivimos y nos desarrollamos en una familia, en una comunidad, en un pueblo o ciudad, en fin en cualquier lugar, debemos levantar nuestra voz y nuestra radical exigencia a que cese la muerte, los atentados, las amenazas. Que se respete la vida sobre todo otro asunto.

En una sociedad que se precia de tener un estado social de derecho, tenemos la obligación y el deber de exigir al Estado la protección de los ciudadanos, como también cuando se ha producido hechos lamentables como el presente, una investigación pronta y un castigo ejemplar a los perpetradores de la muerte. Lamentablemente encontramos un Estado incapaz en la protección de la ciudadanía común y corriente y lenta a la hora de encontrar y juzgar a los victimarios.

La Red Nacional en Democracia y Paz tiene una opción fundamental por la vida y la paz en Colombia, por la justicia y el bien común. Estamos del lado de las víctimas y de los ciudadanos de a pie como nosotros mismos. Seguiremos levantando nuestra voz en El Copey, en el Cesar, en la Costa Caribe y en todo el territorio Colombiano.

El Copey ha tenido una historia de dolor: muerte, amenazas, desplazamiento y desarraigo. Sin embargo cuenta con una ciudadanía viva, gentil, alegre, trabajadora que exige y merece tranquilidad, libertad de expresión y actuación. Es un momento para la unión frente a los valores de la vida. Paz en la tumba de Tatiana Paola y fortaleza para su familia”.