AI: Las violaciones de DD.HH. de la Policía colombiana en las protestas no son aisladas

Un miembro de la policía antidisturbios dispara contra los manifestantes durante el desarrollo de las protestas y movilizaciones por el denominado Paro Nacional en Cali (Colombia). EFE/Ernesto Guzman Jr./Archivo
Compartir:

Bogotá, 30 julio de 2021.- Amnistía Internacional (AI) denunció este viernes que las violaciones de derechos humanos cometidas por la Policía en la ciudad colombiana de Cali durante las protestas de mayo y junio no son hechos aislados y alertó sobre los episodios de paramilitarismo contra los manifestantes.

En el informe “Cali: En el epicentro de la represión”, publicado hoy, la organización de derechos humanos recoge pruebas y evidencias sobre el uso de armas letales contra los manifestantes por parte de la Policía e incluso de prácticas como tortura y desaparición forzada, que “demuestran un modus operandi llevado a cabo a lo largo del país”.

En contexto: 28M: la noche que Meléndez fue arrasado

En dicho informe de 47 páginas, Amnistía se hace eco de datos denunciados por otras ONG, como Temblores o la Campaña Defender la Libertad, que reportaron 4.687 casos de violencia policial, 84 personas muertas, de las cuales 28 son atribuibles a la fuerza pública o 90 víctimas de lesiones oculares.

Protesta social en Medellín, 20 de julio de 2021. Análisis Urbano. Foto de Jorge Chávez.

AI considera que prácticas “como la tortura y la desaparición forzada de personas”, que han sido cometidas presuntamente por agentes de la fuerza pública “no son hechos aislados o esporádicos, sino que responden a un patrón de accionar violento, destinado a infligir miedo y desincentivar la protesta pacífica”.

El Gobierno, que se basa en los datos de la Fiscalía que hablan de una veintena de muertes en los 50 días de protestas, considera que las actuaciones desmesuradas de la Policía sí fueron hechos aislados y que se está actuando para que sean sancionadas.

TRES CASOS DOCUMENTADOS

Amnistía Internacional centra su investigación en Cali, la tercera ciudad del país y donde más violencia se produjo durante las protestas que comenzaron el 28 de abril, y en especial en tres episodios.

El primero es sobre la “Operación Siloé”, que tuvo lugar el 3 de mayo cuando la Policía y el Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) entraron a este barrio humilde de la ciudad y usaron, según la organización, “armas letales como fusiles Tavor 5.56 mm contra manifestantes pacíficos”.

Puede leer: Brutalidad policial: La CIDH constata que el Estado colombiano usó fuerza letal en las protestas

“Esa noche se registraron al menos tres personas muertas por herida de arma de fuego, cientos de personas lesionadas y varias detenciones arbitrarias”, aseguró AI, que ha realizado el informe con entrevistas, material audiovisual e informes de organizaciones y organismos oficiales.

Otro de los casos es el ataque contra la caravana indígena (la minga) del 9 de mayo, atribuido a civiles armados que dispararon “en presencia y con aquiescencia y tolerancia de agentes de la Policía Nacional” y lesionaron a la defensora de derechos humanos indígena Daniela Soto y otras 10 personas.

Leer

https://analisisurbano.org/colombia-hubo-presencia-de-paramilitares-en-27-ciudades-durante-las-protestas/148455/

Y por último, el otro caso también es de paramilitarismo y se registró el 28 de mayo cuando la Policía usó “la fuerza de manera excesiva” y actuó “coordinadamente con civiles armados”, que atacaron a los manifestantes en una zona próxima a la Universidad del Valle.

Además de una decena de heridos, varias personas denunciaron haber sido sometidas a “torturas y tratos crueles e inhumanos” cuando la Policía los detuvo de manera ilegal, según AI.

Compartir:
Total
19
Shares
Previous Post

Un incendio destruye parte del acervo de la Cinemateca de Sao Paulo

Next Post

Panamá y Colombia hablan sobre la necesidad de coordinar el paso de migrantes

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: