Al menos 611 personas murieron a manos del Estado Islámico en Siria en 2022, según una ONG

Foto de archivo (09/09/2021) de una estatua del anterior presidente sirio, Hafez al Asad, frente a las ruinas en la ciudad de Deir al Zur, uno de los últimos bastiones del grupo yihadista Estado Islámico (EI) en el país. EFE/Rania Zanoun
Compartir:

Beirut, 29 de diciembre de 2022.- Al menos 611 personas murieron este año en Siria a manos del grupo yihadista Estado Islámico (EI), que perdió por su parte a 566 miembros en distintos incidentes de seguridad en medio de un aumento en el número de ataques de la formación en el país, informó este jueves el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Las áreas de la autoproclamada Administración Autónoma del Norte y Este de Siria registraron el mayor número de víctimas mortales, 345, de las que 93 eran civiles y 252 eran efectivos de seguridad, según un comunicado de la ONG, con sede en el Reino Unido y una amplia red de colaboradores sobre el terreno.

En los últimos doce meses el EI llevó a cabo 201 operaciones en las zonas controladas por esa autoridad liderada por kurdos, incluidos ataques armados, asesinatos selectivos con armas blancas y la colocación de minas o artefactos explosivos improvisados.

Por otro lado, el grupo terrorista lanzó este año otras 101 acciones en el vasto desierto de Badia, que se extiende por diversas provincias del centro de la nación árabe, principalmente controladas por las fuerzas gubernamentales sirias.

Foto de archivo (09/09/2021) de una zona devastada de la ciudad siria de Deir al Zur. EFE/Rania Zanoun

En esa región perecieron 266 personas, casi todos militares sirios, combatientes aliados y miembros de las milicias proiraníes que les apoyan, con la única excepción de cinco víctimas civiles.

El Observatorio explicó que el Estado Islámico todavía tiene presencia en una extensión de unos 4.000 kilómetros cuadrados dentro del desierto y aseguró que “no pasa un día sin que se produzca una explosión, una emboscada, un objetivo o un ataque relámpago”.

La actividad yihadista continúa en Badia pese a que las tropas gubernamentales lanzan “periódicamente” campañas antiterroristas en las “profundidades del desierto” y pese al “intenso” apoyo aéreo ofrecido “casi a diario” por Rusia, aliada de Damasco, de acuerdo con la ONG.

Por su parte, el EI sufrió 566 bajas en enfrentamientos, bombardeos y otros incidentes de seguridad ocurridos en Siria a lo largo de 2022, año en el que también perdió a dos de sus líderes en sendas operaciones realizadas el pasado febrero en Idlib (noroeste) y en octubre en Deraa (sur), respectivamente.

Aunque el EI fue derrotado territorialmente en Siria en marzo de 2019, todavía mantiene células en activo, sobre todo en el centro y noreste del país.

EFE

Compartir:
Total
0
Shares