Alcoa acuerda negociar venta una de sus plantas en España a una entidad pública

Miembros de la CIG durante una concentración delante de los Juzgados de Lugo este lunes en solidaridad con el compañero Kike Rocha, Delegado de la CIG en Cotelsa en denuncia por el acoso contra el compañero a raíz de la actividad sindical de este trabajador durante el conflicto de Alcoa.

Lugo (España), 18 enero.- La multinacional estadounidense Alcoa ha alcanzado un acuerdo con el comité de empresa de la planta de aluminio de San Ciprián (noreste de España), la única que queda en España, para reiniciar negociaciones de cara a la “venta” de la fábrica a la Sociedad Española de Participaciones Industriales (SEPI), entidad que gestiona las participaciones empresariales de titularidad pública en España, según han informado este lunes los trabajadores de la factoría.

En principio, esa propuesta solo hace referencia a la planta de aluminio, no a la de alúmina (compuesto imprescindible para la producción industrial del metal y que la empresa refina en el mismo complejo), como planteaba el comité en su última contrapropuesta, trasladada la semana pasada a la dirección de Alcoa, y contempla la suspensión de la huelga indefinida que se inició el pasado 4 de octubre en San Ciprián con el compromiso de mantener la paz social durante la vigencia del acuerdo.

Alcoa se compromete a remitir a la SEPI, o alternativamente al Ministerio español de Industria, una propuesta “de términos generales” para iniciar la negociación “no más tarde de dos semanas” a partir de la firma del acuerdo.

Añade que “la decisión final sobre la venta será” de Alcoa, pero la multinacional también se compromete a “negociar de buena fe con la SEPI y a mantener la continuidad de la producción” en el “complejo de San Ciprián, que incluye tanto la planta de aluminio como la refinería de alúmina”.

En un comunicado, el comité ha informado de que Alcoa también se compromete a informar de “la evolución de dicho proceso” a la representación de los trabajadores, al gobierno regional de Galicia (noreste), donde se asienta la fábrica, y al Ministerio de Industria a través de una mesa multilateral que se reunirá una vez al mes.

El acuerdo también garantiza que el complejo contará con “recursos adicionales” para su mantenimiento y para responder a las “necesidades productivas” y organizativas del complejo industrial, tanto de la refinería de alúmina como de la planta de aluminio primario.

Además se “pondrá en marcha” el proceso de incorporación de los trabajadores temporales a la plantilla siempre que cumplan los requisitos del acuerdo firmado el 28 de febrero de 2019 entre sindicatos y dirección de la empresa, que a su vez se compromete a no adoptar “ninguna nueva medida extintiva de carácter colectivo”.

El acuerdo plantea que se suspenda la huelga indefinida que comenzó el pasado 4 de octubre en la planta y que, según cálculos de la multinacional, ha provocado pérdidas de más de 10 millones de euros (unos 12 millones de dólares), dado que no ha salido aluminio del complejo industrial desde esa fecha.

El paro se convocó a raíz de que la multinacional formalizara el despido de los 524 trabajadores de la planta dada, a su juicio, su insostenibilidad económica, tras fracasar las negociaciones con el grupo británico CFG Alliance, propietario de Liberty House. para hacerse cargo de la misma.

El pasado mes de diciembre, el Tribunal Superior de Justicia de Galicia anuló los despidos de 524 empleados en la planta de Alcoa, a lo que esta habria planteado recurrir.

En 2019, Alcoa vendió al fondo de inversión suizo Parter Capital las plantas españolas que tenía en Avilés (Asturias) y La Coruña (Galicia) después de un largo proceso que arrancó a finales de 2018 cuando la multinacional anunció su intención de cerrar ambas fábricas.

La compañía justificó entonces su decisión dados los altos costes de la electricidad en España, la necesidad de hacer fuertes inversiones y la difícil coyuntura en los mercados de aluminio. Sin embargo, Parter Capital no tardó en desprenderse de las dos plantas de Alcoa, que fueron adquiridas por el Grupo Industrial Riesgo ya bajo la denominación de Alu Ibérica.

“Con el fin de retomar la normalidad de las relaciones entre la parte social y el grupo Alcoa Inespal, las partes se comprometen a reactivar con carácter inmediato el diálogo y los acuerdos producto del mismo en las diversas comisiones específicas y por materias que tienen constituidas”, añade el acuerdo.

El acuerdo estará en vigor hasta el próximo 30 de abril, salvo que “ambas partes acuerden por escrito modificarlo o extender sus efectos”.

La propuesta será ahora sometida a referéndum entre los trabajadores de San Ciprián durante los próximos 19, 20 y 22 de enero.

Total
3
Shares
Previous Post

Nuevo récord de muertes en Portugal, con los hospitales al límite

Next Post

Argentina comienza a distribuir la segunda dosis de Sputnik V a todo el país

Related Posts