Alias el Oso, señalado líder de la banda Niquía-Camacol, de Bello, murió de un infarto en una cárcel de Ibagué

Foto Policía Nacional
Compartir:

De un infarto al miocardio falleció Édgar Pérez Hernández, alias el Oso, señalado líder de la banda Niquía Camacol, del municipio de Bello, norte del Valle de Aburrá. Por descongestión carcelaria, Pérez Hernández fue trasladado en bus este domingo 5 de abril, a las 5 de la mañana, desde una cárcel de Itagüí, Antioquia, a la cárcel La Picaleña, de Ibagué, Tolima.

Estando allí, aun sin celda asignada, empezó a presentar quebrantos de salud como mareos, náuseas y dolor en el pecho. A las 6 de la tarde lo ingresaron a una celda. A las 10 de la noche fue revisado por el médico del penal, quien determinó que tenía un alto riesgo de infarto. A las 11 de la noche empezó a convulsionar. Los reclusos del lugar empezaron a gritar para que fuera atendido.

Cerca de las 11:30 p.m. lo sacaron hasta un corredor a la espera de un vehículo para llevarlo a un centro médico. Según testigos, pidió que no lo dejaran morir. La ambulancia llegó a las 12. Al parecer, el largo viaje desde Medellín (siete horas) empeoró su situación. A la 1:00 a.m. de este lunes 6 de abril se presentó el desenlace fatal en un hospital de Ibagué.

Estaba enfermo
Coomeva EPS, actualizó el pasado 4 de febrero la historia clínica de Édgar Pérez Hernández con los siguientes datos: “paciente de 50 años de edad, unión libre sin hijos, estrato 1, natural de Medellín, residente en el municipio de Bello, barrio Norteamérica, beneficiario, atendido por la IPS Integrados. Trabajador independiente, detenido actualmente en la cárcel de Itagüí”.

Ese día, 2 de febrero, la esposa fue a la cita, sola, porque el Inpec no llevó al señor Edgar Pérez Hernández. Refiere la historia que Pérez Hernández padece de obesidad, hipertensión y de enfermedad coronaria y que en el año 2013 le fue reemplazada la válvula mitral por insuficiencia severa. Además, sufrió un infarto al miocardio ese mismo año.

El diagnóstico de la médico Gladys Adriana Gil Silva fue: “paciente con alto riesgo cardiovascular, con enfermedad coronaria, diabetes mellitus e hipertensión. Se le ordenan exámenes de control de glicemia y control en el mes de mayo de 2020”.

Medicina Legal lo iba a revisar
En un oficio de Medicina Legal, sede Medellín, con fecha 16 de marzo del 2020, el asistente Diego Alberto Castaño Garcés, firmante, informa que al señor Édgar Pérez Hernández “le ha sido asignada cita de valoración por médico legista para realizar estado de salud en persona privada de la libertad. Dicha cita fue otorgada para el día sábado 18 de abril de 2020, a partir de las 8:00 a.m. en la sede regional del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, ubicada en la carrera 65 N.80-325, barrio Caribe, comuna 5 de Medellín, Castilla”.
En el folio, Medicina Legal le recuerda al paciente “informar el día y la hora de la cita al Inpec y autoridad competente que conoce del caso, para los trámites relacionados con autorizaciones y traslado del mencionado señor”.

Aclara Medicina Legal que no es una “cita médica para diagnóstico y/o tratamiento y en caso de una emergencia o descompensación de la persona a evaluar, debe ser atendida por los servicios de urgencias a los que tenga derecho el interno, ya que no es función de Medicina Legal brindar ningún tipo de atención clínica y/o tratamiento”.

Señalado líder de la banda Niquía Camacol
En una vivienda ubicada en la avenida 47B con diagonal 67, barrio Niquía Camacol de Bello, el pasado 8 de diciembre, uniformados de la Policía le dieron captura a Édgar Pérez Hernández, alias el Oso. Cuando lo trasladaban a la patrulla, los habitantes del barrio intentaron evitar que se cumpliera con el operativo.

Las autoridades señalan que tuvieron conocimiento de alias el Oso en el año 2001, cuando se movilizaba en una moto robada y en poder de un arma de fuego. Fue capturado, estuvo en la cárcel y salió prontamente. Luego, en el año 2007 fue capturado en flagrancia en el barrio Prado Centro de Medellín, minutos después de hurtarle un arma de fuego a un vigilante de una empresa de seguridad privada.

En agosto de 2015 se conoció que era el cabecilla de la banda Niquía Camacol, un satélite de la banda el Mesa, que lideraba alias el Montañero. Aprovechó que un juez lo benefició con medida de seguridad en su vivienda debido a su estado de salud.

Ese domingo 8 de diciembre, el Oso se encontraba en una fiesta cuando fue abordado por las autoridades en horas de la mañana. Fue presentado ante un juez de control de garantías, que le dictó medida de aseguramiento intramural mientras se le investigaba por los delitos de concierto para delinquir agravado con fines de extorsión, desplazamiento forzado y extorsión.

Foto Policía Nacional

Traslado en cuarentena
En la tarde del sábado 21 de marzo pasado se registró el asesinato a puñal de Alejandro Mazo Pulgarín, alias Titi o alias Peluza, señalado líder de las disidencias de la banda Pachelly, estructura criminal que tiene su base de operaciones en el municipio de Bello y que está en guerra con la banda el Mesa y su satélite Niquía Camacol.

Este hecho ocurrió en el Establecimiento Penitenciario de Alta y Mediana Seguridad y Carcelario con Alta Seguridad de Cómbita, ubicada en el departamento de Boyacá, en la que pagaba una condena por su reincidencia en la criminalidad.

Fuentes de Análisis Urbano ponen en duda la muerte natural de alias el Oso y consideran muy posible que, aseguran, haya sido trasladado -en plena cuarentena y teniendo en cuenta que era atendido por sus enfermedades en Medellín, que el próximo 18 de abril sería revisado en Medicina Legal y en mayo tenía cita médica ya asignada-, para causarle la muerte por órdenes de sus enemigos. El dictamen de los peritos forenses pondrá fin a tantas hipótesis que se rumoran.

Video cortesía
Compartir:
Total
29
Shares