Alias El Ronco, eslabón perdido del proyecto Orión

Compartir:
2016 ha sido denominado el año de la paz. Los diálogos y la negociación con las FARC y el anuncio del inicio de los diálogos con el ELN, fortalecen esta premisa…..
Compartir:
Compartir:

ronco 1
Foto cortesía. Captura de alias El Ronco por parte de personal adscrito a la Policía Metropolitana del Valle del Aburrá.

Por Luis Fernando Quijano Moreno

2016 ha sido denominado el año de la paz. Los diálogos y la negociación con las FARC y el anuncio del inicio de los diálogos con el ELN, fortalecen esta premisa. Espero que sea así y rogaré al creador para que el presidente Juan Manuel Santos entienda que debe dar pasos firmes para que la paz sea completa: paz urbana y paz rural para todos los colombianos ya que todos tenemos derecho a sentirla y vivirla.

Sin embargo, todavía hay secuelas dolorosas de la guerra en Colombia que no se han podido erradicar; una de ellas surgió la mañana del 16 de octubre de 2002, cuando se desató la alianza paraestatal denominada Operación Orión en la comuna 13 de Medellín. Advierto que para mí la operación ejecutada en esa zona de la ciudad hacía parte de un ambicioso proyecto militar legal e ilegal cuya consigna era la de sembrar de paramilitares no solo esta comuna, sino el resto de la ciudad metropolitana, objetivo que se cumplió a cabalidad y la paratranquilidad urbana, conocida como la Donbernabilidad y el Pacto del Fusil, da cuenta de ese logro, por eso siempre me refiero al Proyecto Orión, que va más allá de la operación. Este año se cumplirán catorce años de esa vergüenza que estuvo mezclada de legalidad e ilegalidad.

Ese fatal día se mostró la alianza entre lo legal y lo ilegal. En ella no solo hicieron presencia las fuerzas militares, la Policía Nacional, el liquidado DAS y el CTI, también participaron miembros de La Oficina que ya habían dado el paso hacía el paramilitarismo, casos como el de Kin Kong, Carlos Pesebre y Gomelo, así lo confirman. El enemigo de mi enemigo termina siendo mi amigo, frase que fue aplicada literalmente por altos oficiales de la Policía, el Ejército y directivos del DAS. Recuerdo cómo, a medida que avanzaba la operación, ellos, los paras urbanos, se iban acomodando en los territorios conquistados con el beneplácito de lo insitucional.

Por más de trece años se ha buscado revelar la verdad de lo que allí pasó. Las excavaciones en La Escombrera apuntaban a ese objetivo. Lástima que hoy estén suspendidas. Pareciera que hay intereses oscuros que no quieren que se escarbe. Es lógico, hay miedo de que vaya surgiendo la verdad que hará caer a poderosos personajes involucrados en el siniestro Proyecto Orión. Lástima que en estos tiempos de posible terminación de la guerra, se olvide lo importante que es encontrar a los desaparecidos de la siembra del paramilitarismo, hecho que ayudaría a sanar las heridas aunque queden las cicatrices.

La reciente captura de alias el Ronco, trece días después de salir en libertad tras haber sido aprehendido en España, podría convertirse en el eslabón perdido que necesita la cadena para completar la verdad de lo que ocurrió no solo en la Operación Orión sino  en la ejecución del Proyecto Orión. Este paramilitar urbano capturado no solo estuvo en el diseño de la estrategia de la toma paramilitar al lado de personajes como alias García u Orión, sino que hizo presencia física en el teatro de operaciones iniciados en la comuna 13.

Una posible negociación del Ronco con la justicia podría servir para obtener una rebaja sustancial de la pena que deberá pagar por delitos como secuestro, homicidio, desplazamiento forzado. Espero que Mauricio Alberto González  Sepúlveda, alias el Ronco, entienda que ya no está en el tiempo donde todo lo resolvía a física bala, es mejor proponerle que utilice la cabeza con inteligencia —así como al parecer lo está haciendo otro de sus socios criminales, alias El Tigre—, para que cuente los pormenores de la estrategia paramilitar en la que deberá incluir los nombres de los altos oficiales de policía, ejército y directivos del DAS que le abrieron los brazos a sus aliados paramilitares.

El eslabón perdido que hoy se encuentra nuevamente tras las rejas podría poner a temblar en cualquier momento a oficiales activos y retirados, artífices y ejecutores de la Operación y el Proyecto Orión. Ellos se creen inmunes y han buscado por todos los medios que nunca se revele la verdad. Espero que el paramilitar urbano juegue esta partida con inteligencia.

——

Apunte urbano

¿Será  que el Ronco recuerda en qué lugar se instaló el centro de mando paraestatal de la Operación Orión que estaba por fuera de la comuna 13? Espero lo recuerde, debe ser difícil de olvidar el lugar donde colgaban las víctimas y los vejámenes que les hacían antes de matarlas y enterrarlas en una fosa común en ese sitio.

Temas relacionados 

[scribd id=312790649 key=key-XLMd94vfTwdZ1pUbqYDK mode=scroll]

ronco 2
Foto cortesía. Captura de alias El Ronco por parte de personal adscrito a la Policía Metropolitana del Valle del Aburrá.

¿De película? Así fue la captura del ‘Ronco’, jefe de la banda la Unión

“El Ronco” no escapó a su deuda criminal

Compartir:
Total
0
Shares
Previous Post

Tras 26 años de creadas, las plazas de vicio siguen intactas en Medellín

Next Post

“Ni un minuto de silencio 2009-2015 Antioquia”

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: