El Juzgado 31 Penal Municipal de Medellín, con funciones de control de garantías, impuso medida de aseguramiento intramuros contra Luis Fernando Jiménez Amaya, alias Oslo, por los delitos de concierto para delinquir agravado, homicidio agravado, desaparición forzada y utilización de menores de edad para la comisión de delitos.

Jiménez Amaya, considerado el presunto cabecilla de la banda criminal El Laberinto que delinque en el municipio de Rionegro (Antioquia), deberá responder por el homicidio de Juan Camilo Arcila Gutiérrez, de 25 años de edad, quien fue baleado el 24 de marzo de este año en el sector Balcones de la citada población, y su cadáver fue exhumado días después cerca de una cañada de la misma zona.

Los investigadores del CTI establecieron que la víctima fue conducida con engaños hasta el lugar del crimen por una mujer conocida como la venezolana, quien lo convenció de sostener relaciones sexuales en ese lugar despoblado. Por la muerte de Arcila Gutiérrez se pagó la suma de $500.000.

Alias Oslo, capturado este lunes por servidores del CTI con apoyo del Gaula Militar Oriente, sería también el posible responsable de reclutar a 6 menores de edad entre los años 2018 y 2019, para el tráfico de estupefacientes en zona urbana y rural de ese municipio.

A los integrantes de El Laberinto también se les investiga por las desapariciones forzadas de Juan Alejandro Gómez Agudelo, de 19 años de edad, perpetrado el 12 de junio de 2018; Henry Ceballos Castaño, de 35 años, cometido en octubre de 2018; y el de un adolescente de 15 años de edad que fue ultimado el 4 de diciembre de 2018. Por esos crímenes hay más de 10 personas capturadas.

También hay varios vinculados por el homicidio de un menor de 15 años edad de nacionalidad francesa, quien fue herido con arma de fuego la noche el 29 de junio de 2018 en el casco urbano del municipio y falleció 3 días después en un centro asistencial.

Entre los años 2014 y 2019, la Fiscalía General de la Nación ha logrado capturar y judicializar a más de 200 integrantes de esa organización criminal, quienes fueron sentenciados a penas que oscilan entre los 4 y los 50 años de prisión. Óscar Andrés Muñoz Salazar, alias Soldo, de 37 años de edad, reconocido sicario de la estructura delictiva, aceptó cargos por 17 delitos de homicidio y fue condenado a 600 meses de prisión.