Amenazan de muerte a periodista Víctor Meneses, del periódico El Nordesteño, en Antioquia

67
Compartir Noticia

Una llamada al teléfono celular del periodista Víctor Manuel Meneses le advirtió que a partir de ese momento (mediodía de este jueves 20 de septiembre) era declarado objetivo militar.

La voz al otro lado lo increpó y le manifestó que no estaba de acuerdo con las publicaciones del medio de comunicación para el cual labora, El Nordesteño, con sede en Segovia, municipio del Nordeste antioqueño que informa en línea lo que sucede en esa subregión, en el departamento, en Colombia y el mundo.

El bravucón se identificó como el comandante del grupo Libertadores del Nordeste y argumentó que le molestaba lo que se escribía en el medio, que no son más que relatos sobre la violencia que tiene azotada a Segovia.

“Un diálogo de pocos amigos prosiguió con la conversación y advirtió que si le decía a alguna persona de esta llamada, ellos tenían un arma nueve milímetros sin estrenar para usarla en contra de mi vida, por lo que mi respuesta fue: señor comandante, usted tiene una nueve milímetros y mi lapicero mide 12 centímetros, aunque ya está estrenado, pero todavía sirve para escribir”, relató Víctor en un escrito que publicó en la página de Facebook del medio de comunicación.

“Ese señor se enojó con furia descomunal y enseguida agregó: ‘Mire hijueputa, necesito que se haga presente hoy a las cuatro de la tarde en la balastera de acá de Santa Isabel’. Sería un mentiroso decir que no sentí miedo, pero de igual manera le respondí, mire señor comandante, a esa cita no va ni la mamá de Tarzán, si me van a matar, vengan por mí, pero yo no me les voy a poner en bandejita de plata. Además usted me dice que no le diga a nadie de esta conversación, ¿no le parece a usted muy absurdo decirle eso a un periodista?”, le respondió Víctor.

“Pues claro que le voy a contar a todo el mundo, a Fiscalía, a la FLIP (Fundación para la Libertad de Prensa), al CIPA (Círculo de periodistas de Antioquia) y es más, voy a publicarlo por la página web y las redes sociales. Así de esta manera sé que si ustedes me van a matar, al menos lo dije y lo expresé y mucha gente lo sabrá”, agregó el periodista en “diálogo” con el delincuente.

“Finalmente este comandante se terminó de salir de casillas y colgó diciendo estas últimas palabras: ‘Ya sabes hijueputa que quedaste advertido’. Yo solamente terminé diciéndole: ‘El trabajo de ustedes es hacer limpieza social, que es como le llaman a matar, y el de nosotros es informar’. La llamada en ese instante se terminó y ahí fue donde a mí me empezaron a temblar las pelotas”, prosiguió Víctor Meneses en su relato.

“Unos minutos después reaccioné y la verdad no supe como tuve el valor, la gallardía o a lo mejor la brutalidad de haberle contestado así a alguien que estaba amenazando mi vida.
Sería una total mentira decir que no sentí miedo y que aún lo tengo, pero más miedo me daría no denunciar”, añadió el periodista en su escrito.
Y finalizó: “A lo mejor segarán mi vida, callarán mi voz, mis manos no podrán volver a escribir, mucho menos redactar una noticia, pero de algo si estoy seguro, alguien más lo hará por mí. A REY MUERTO, REY PUESTO. La familia de los periodistas es tan grande como la de la Policía, el Ejército, los médicos, las autodefensas, la guerrilla, que cuando uno de estos muere, otro sigue haciendo la labor”.

Análisis Urbano y Corpades solicitamos a las autoridades garantizar la vida y la integridad del periodista Víctor Manuel Meneses, prestar vigilancia y seguridad tanto a él como a su familia y a su grupo de colaboradores y exigimos a los grupos armados abstenerse de coartar la libertad de expresión que es un derecho constitucional y respeto por la labor que realizan los periodistas en el país.

Compartir Noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here