Arranca el juicio contra el expresidente sudanés por el golpe de estado de 1989

El exdictador sudanés Omar al Bashir, en otra vista judicial en Jartum el pasado mes de diciembre. EFE/EPA/MORWAN ALI/Archivo

Jartum, 6 octubre.- El juicio contra el exdictador sudanés Omar al Bashir por el golpe de Estado que le llevó al poder en 1989 comenzó este martes en Jartum con la lectura de los cargos que se le imputan por parte de la Fiscalía tras semanas de aplazamientos e incidencias procesales.

El fiscal general de Sudán, Taj al Sir al Hibr, hizo la presentación de la acusación afirmando que hay “evidencias, documentos, confesiones y grabaciones de video de líderes civiles y militares sobre la planificación e implementación del golpe”.

La vista tuvo lugar en la sala de Pruebas Forenses del Centro de Formación de la Policía en Jartum, tras varias objeciones de la densa de Al Bashir para encontrar un lugar “adecuado y amplio” para un juicio en el que hay 28 imputados.

Al Bashir, derrocado en un golpe de estado en abril del año pasado y detenido desde entonces, se encontraba en primera fila escuchando las acusaciones de la Fiscalía.

Al Hibr hizo una referencia a las circunstancias del golpe de 1989 asegurando que “el Frente Islámico se infiltró en las fuerzas armadas, puso fin a un sistema democrático y bloqueó la transferencia pacífica del poder”.

De nuevo la sesión estuvo plagada de incidencias, con los abogados de la defensa retirándose en señal de protesta por la intervención de Al Hibr.

El tribunal rechazó las impugnaciones presentadas por la defensa cuestionando que el juicio está teniendo lugar ante una instancia judicial formada de manera inconstitucional.

También rechazó la recusación de uno de los jueces por haber participado en las manifestaciones contra Al Bashir.

El proceso judicial contra Al Bashir comenzó el pasado 21 de julio con una serie de sesiones prejudiciales para cumplir con las formalidades de imputación de los acusados, que han estado plagadas de problemas e incidencias presentadas por las defensas.

Hasta en dos ocasiones, las dimensiones de la sala fueron razón para no comenzar el juicio, al alegar la defensa que no había espacio para acomodar a abogados y familiares de los detenidos con las medidas de protección adecuadas para evitar el contagio de la COVID-19.

EFE

Total
0
Shares
Previous Post

Nobel de Física a estudiosos de agujeros negros, oscuros secretos del universo

Next Post

Instituto Cervantes cerrará 2020 con pérdidas de más de 29 millones dólares

Related Posts