Como presunto responsable del delito de concusión, en concurso homogéneo y sucesivo, el Juzgado Tercero Penal Municipal de Medellín, con funciones de control de garantías, impuso medida de aseguramiento en su lugar de domicilio en contra de Rodrigo Jaramillo Quintero, de 65 años de edad, quien laboraba en la Sala de Denuncias de la entidad en el municipio de Envigado (Antioquia).

De acuerdo con la investigación adelantada por la Fiscalía General de la Nación, Jaramillo Quintero, quien ostenta el cargo de Asistente de Fiscal II, habría exigido a numerosos usuarios sumas de dinero que oscilaban entre los 20.000 y 200.000 pesos, para la supuesta agilización de procesos penales por delitos como estafa, abuso de confianza y hurtos menores. Algunos denunciantes declararon que en ocasiones solicitaba almuerzos, con la promesa de interceder para el avance de las investigaciones.

En esta oportunidad, la Fiscalía le imputó cargos por 10 presuntos hechos de corrupción cometidos entre abril y octubre del año 2018, pero de acuerdo con las interceptaciones telefónicas obtenidas por los investigadores, serían más de 40 las exigencias dinerarias realizadas por el procesado en ese año. Incluso se encontró otro posible caso de concusión cometido en el año 2012.

El organismo acusador hace un llamado la ciudadanía para que denuncie otros presuntos casos de corrupción cometidos por el servidor público.

El asistente judicial fue capturado por servidores del CTI adscritos al Gaula Oriente y miembros del Ejército Nacional, este lunes 11 de febrero, en las instalaciones de la sede Caribe de la Fiscalía en Medellín. El investigado no se allanó a los cargos imputados.