Asesinato de líderes en Colombia alarma a la ONU

Compartir:
Coincide con el informe de la ONU un deplorable abandono del Estado, acumulado y reflejado en la ausencia de atención en salud pública, falta de abastecimiento de agua potable, inexistencia de vías terrestres, de fomento agrícola, de escuelas y de nutrición infantil, carencia de asistencia hospitalaria y de maternidad, como en el caso varias veces señalado del departamento de La Guajira.
Compartir:
Compartir:

Entre los meses de enero y noviembre de 2018, fueron asesinados en Colombia 113 líderes de raíces populares, revela con una nota de alarma la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas, anexa a la oficina de Michelle Bachelet.

El informe de DDHH sobre el deterioro de la seguridad personal y social en el territorio colombiano confirma denuncias que de manera reiterada divulgan organizaciones indígenas, agrarias, sindicales urbanas y rurales, en el sentido de que se trata de asesinatos selectivos y sistemáticos.

La Comisión de DDHH de la ONU hace notar que de los 113 líderes asesinados 9 eran mujeres y que los hechos se desarrollaron en 24 departamentos colombianos donde la presencia del Estado es nula o muy débil, como el Cauca, de alta presencia de población indígena.

La lista de líderes sociales asesinados en Colombia ha crecido desde agosto durante el gobierno de Ivan Duque.

La Región Caribe de Colombia es otro escenario de lo que sin duda, obedece a un plan de exterminio de líderes agrarios comprometidos con un programa de restitución de tierras fértiles, abandonadas en un éxodo campesino por presión de grupos paramilitares.

Cartagena, capital de Bolívar, es la ciudad con más alto volumen de recepción de población campesina desplazada que huye de las amenazas y los asesinatos sistemáticos.

Coincide con el informe de la ONU un deplorable abandono del Estado, acumulado y reflejado en la ausencia de atención en salud pública, falta de abastecimiento de agua potable, inexistencia de vías terrestres, de fomento agrícola, de escuelas y de nutrición infantil, carencia de asistencia hospitalaria y de maternidad, como en el caso varias veces señalado del departamento de La Guajira.

La cuestión del Cauca
En las últimas 72 horas la represión policial ha sido la única respuesta del gobierno de Duque a los reclamos de la Minga Indígena del Cauca.

Giovani Yeli, asesor indígena de la Minga, denunció que el presidente Duque declaró que “no tiene agenda” para el problema del Cauca, a donde hizo llegar a una delegada, cuando lo que reclaman es la presencia del jefe del Estado.
El asesor de la Minga exige el cese de los gases y la represión del escuadrón del ESMAD.

El asesor indígena hizo notar que Duque no tiene agenda para ellos pero si para involucrarse durante tres días en la frontera con Venezuela en un plan con el llamado grupo de Lima, en una agresión ilegal contra otro gobierno que es también firmante orgánico de la ONU.

El pasado fin de semana hubo una arremetida policíaca en la sede indígena del Cauca, un allanamiento y destrozos de bienes materiales de la organización.

La Minga indígena del Cauca manifestó que no abandonarán la concentración pese a la que consideran un exagerado uso de la fuerza policial contra una comunidad desarmada.

Tomado de Prensa Rural

Compartir:
Total
0
Shares

Comments are closed.

Previous Post

Ejército Nacional recuperó a menor reclutada por disidencias del frente 18 de Farc

Next Post

Fake: Usan foto de 2012 para denunciar supuesta infiltración en la minga indígena

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: