Millones de jóvenes y adultos se unieron a la protesta de este viernes, 20 de septiembre, contra el cambio climático. La multitudinaria manifestación inició en Sidney y poco a poco se fue expandiendo por diversas ciudades del país y del mundo.

Con consignas como «dejen de quemar nuestro futuro» y «abajo las minas de carbón, queremos nuestro aire limpio», los manifestantes pidieron acciones concretas al Gobierno de Australia, el principal exportador de carbón y gas natural del planeta.

Los participantes de la movilización, entre los que se encontraban estudiantes, profesores y padres de familia, criticaron al primer ministro, Scott Morrison, por su postura a favor de la industria minera.

La de este viernes, 20 de septiembre, es la tercera, y promete ser la más grande, de las movilizaciones lideradas e inspiradas por la joven Greta Thunberg, de 16 años, y se produce antes de la primera Cumbre de la Juventud sobre el Clima, que se realizará este sábado en la sede de las Naciones Unidas.

Antes de iniciar las manifestaciones, la activista sueca indicó en su cuenta de Twitter que estas se llevarán a cabo entre el 20 y el 27 de septiembre, y contarán con 5.225 eventos, en 156 países.

Las islas del Pacífico: las más vulnerables al aumento del nivel del mar
A la protesta se unieron las naciones insulares del Pacífico. En las Islas Salomón, cientos de jóvenes con escudos y banderas salieron al mar en canoas para exigir acciones contra la crisis climática.

De igual forma, en Kiribati, decenas de estudiantes y profesores protestaron con la consigna «no nos estamos hundiendo, estamos luchando», mientras que en Vanuatu, los jóvenes salieron a las calles con banderas del país.

En la capital, Port Vila, el viceprimer ministro, Jotham Napat, dio un fuerte discurso en ingles destacando que «la gente que necesita escuchar esto, los que causan problemas, no están aquí». El funcionario criticó a los gobiernos de Estados Unidos, Australia e Irlanda, entre otros, y los culpó por la crisis climática que amenaza a estos países insulares, los más afectados por el aumento en el nivel del mar.

Las movilizaciones se esparcieron velozmente por ciudades de Tailandia e Indonesia. En Bangkok, cientos de estudiantes entraron a la sede del Ministerio de Medio Ambiente y se lanzaron al suelo simulando su muerte. En Yakarta, las pancartas rezaban que es esencial «salvar a Borneo», la isla que más sufre con los incendios que golpean al país.

Protestas en Europa, África y Asia: «el tiempo para luchar contra el cambio climático se acaba»
Con asistencia masiva también se llevaron a cabo protestas en decenas de ciudades europeas. Berlín, la capital alemana auspició una de las más concurridas. Miles de ciudadanos marcharon con carteles en los que exigían acciones más concretas en la lucha contra el cambio climático.

Una de las manifestaciones que más llamó la atención fue la de tres activistas que se pusieron la soga al cuello mientras se apoyaban en cubos de hielo, advirtiendo que el tiempo se acaba.

Asimismo, miles de personas se movilizaron por las calles de Varsovia, París, Londres, Bruselas, Helsinki, Atenas y Kiev, muchos de ellos portando grandes mensajes y otros disfrazados.

En Asia, varios países participaron en la protesta mundial, entre ellos, India y Japón, al mismo tiempo que en África lo hacían Kenia, Uganda y Sudáfrica.

El clímax de la manifestación se espera en la ciudad de Nueva York, donde más de un millón de jóvenes cuenta con permiso de sus colegios. Justamente allí se encuentra Thunberg, quien participará en la cumbre climática del sábado.

Tomado de France 24
https://www.france24.com/es/20190920-millones-jovenes-protestan-cambio-climatico