El primer ministro australiano, Scott Morrison, agradeció este miércoles a los Gobiernos de Estados Unidos y Afganistán por la liberación del académico australiano Tim Weeks, quien estaba en manos de los talibanes desde 2016.

Weeks y su colega estadounidense Kevin King fueron liberados la víspera en virtud de un canje de tres prisioneros realizado entre Kabul y los talibanes y actualmente se encuentran en Qatar bajo la custodia de las Fuerzas Armadas del país norteamericano.

«Tim está en un lugar seguro, está fuera y vendrá a casa», dijo Morrison en declaraciones a periodistas en Brisbane, al agradecer «a los líderes de Afganistán, al presidente (estadounidense, Donald) Trump, al secretario (de Estado estadounidense, Mike) Pompeo y a todos los que trabajaron por mucho tiempo en esto».

Por su lado, Mervin Weeks, padre del académico australiano de 50 años, quien junto a su colega de 63 años fue secuestrado a las afueras de la Universidad Americana en Kabul en 2016, comentó anoche a la ABC que se encuentra «muy aliviado», al agradecer «a todos los que nos dieron su apoyo y rezaron por nosotros».

Los prisioneros liberados por el Gobierno afgano, que ya han llegado a Catar, son Anas Haqqani, hijo del fundador de la facción conocida como Red Haqqani, a la que se atribuyen algunos de los atentados más sangrientos en Afganistán, Hajji Mali Khan y Abdul Rashid, dos líderes insurgentes.

Washington y la formación insurgente negociaron durante meses un acuerdo de paz, que, según los talibanes, ya estaba finalizado cuando el pasado septiembre el presidente estadounidense, Donald Trump, suspendió el proceso abruptamente después de un atentado insurgente en Kabul en el que murió un estadounidense.

EFE