Avanza plan retorno a Yolombó, con mejores cosechas, escuelas y centros de salud

Fotos Unidad de Víctimas
Compartir:

Antioquia, Colombia, mayo 25 de 2022- Centenares de familias de varias veredas de Yolombó volvieron a sus tierras para recuperar su arraigo campesino y cambiar el pasado de violencia por un futuro con mejores condiciones de vida.

Fotos Unidad de Víctimas

Con ellos también se recuperan los cultivos de caña, café, cacao, maíz y fríjol, que se comercializan gracias a nuevas placa huellas. También están motivados por la dotación tecnológica y mobiliaria de dos centros de salud y la escuela, que hoy recibe a nuevos estudiantes.

Estos proyectos hacen parte de los planes de retornos y reubicaciones que implementa la Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Víctimas a favor de la población desplazada.

Muchos habitantes regresaron de forma voluntaria al corregimiento Villanueva y las veredas Cachumbal y Maracaibo, tras abandonarlas hace más de 20 años cuando se intensificó la disputa entre las guerrillas y los grupos de autodefensas.

Una de ellas es Ruby Giraldo. No solo volvió a su finca, sino que ahora es líder social y de las víctimas del conflicto armado. Con emoción recorre junto a decenas de habitantes sonrientes las tres nuevas “placas huellas que mejoran nuestra calidad de vida. Esto se suma a los proyectos productivos que han impactado mucho, porque es producir alimentos para nosotros y los excedentes se sacan al mercado del pueblo”.

Esas tierras que vuelven sembrarse por parte de los campesinos fueron abandonadas en la época más cruenta del conflicto armado. “La vereda Maracaibo tenía 480 habitantes y quedaron solo tres personas solas. Fue una ola de violencia que tomó esta zona y por donde quiera que pasaban los grupos armados dejaban solo desolación y muerte”, recuerda la lideresa.

“Mejoran nuestra vida”

En años más recientes, cuando la violencia aplacó, cientos de familias decidieron volver de forma voluntaria. Según Ruby “llegaron con las manos vacías, pero con un corazón lleno de esperanza y entusiasmo para salir adelante”.

Por eso hay satisfacción en la comunidad por el avance de los planes de retornos y reubicación de desplazados, que benefician a casi 300 familias de un corregimiento y siete veredas.

Según Luis Humberto Ortega, otro habitante que regresó tras sufrir el desplazamiento forzado, “estas obras mejoran nuestra la vida, porque el transporte hasta el pueblo demoraba 3 o 4 horas, ahora con las placa-huellas nos demoramos una hora y media para llevar nuestros productos. Y tenemos mejores centros de salud y escuelas para nuestros jóvenes que quieren salir adelante”.

Fotos Unidad de Víctimas

Por su parte, Wilson Córdoba Mena, director de la Unidad para la Reparación a las Víctimas en Antioquia, explicó que así se “avanza en la recuperación del tejido social en 30 municipios focalizados con 67 planes de retorno y reubicación para que las víctimas que regresaron permanezcan en sus tierras con mejores condiciones de vida y vuelvan a ser autónomos y las comunidades productivas”.

Gracias a estos planes, miles de familias en Antioquia se han beneficiado con dotaciones para emprendimiento de 2.223 unidades productivas (negocios familiares) y 247 proyectos comunitarios. Entre estos insumos agropecuarios, materiales para construcción de escuelas, centros de salud, acueductos, casetas comunales, canchas deportivas, parques, placa huellas, grupos artísticos.

En total, más de 280.000 familias desplazadas volvieron a sus territorios de origen o se reubicaron en otras zonas de Colombia (más de 60 mil en Antioquia) con el apoyo de la Unidad para la Reparación a las Víctimas.

Compartir:
Total
2
Shares