Ruidos de ojivas, explosión de granadas, balas que van y vienen, ráfagas de fusil, temor, zozobra, niños escondidos en sus salones de clase, amas de casa refugiadas en sus viviendas, hombres corriendo buscando resguardo. Fue un caos total el que se vivió en el corregimiento Cuturú, de Caucasia este miércoles 27 de marzo en horas de la noche, según reportaron lugareños, entre las 6 de la tarde y las 9 de la noche.

Enfrentamientos entre los grupos armados ilegales Clan del Golfo (AGC) y Caparrapos, denominados GAO por el Gobierno, pusieron a temblar a la población, que está conformada por unos siete mil habitantes. Según versión de los lugareños, este choque habría dejado dos personas muertas y dos más heridas, pertenecientes a estas estructuras criminales.

Óscar Aníbal Suárez, alcalde de Caucasia, señaló que los habitantes de Cuturú le informaron que todos tuvieron que refugiarse, el comercio cerró sus puertas y que el corregimiento parecía un pueblo fantasma. “El pueblo básicamente retenido, los estudiantes buscaron refugio en los salones de clases, pues se habrían utilizado fusiles y granadas. Tuvimos un autotoque de queda”, dijo.

Agregó que más de cien adultos mayores que llegaron a la cabecera municipal a reclamar subsidios tuvieron que buscar albergues, porque no pudieron regresar ante el temor de morir en el fuego cruzado.

La séptima División del Ejército Nacional reforzó su presencia en el lugar y desde la noche de este miércoles 27 de marzo hace presencia en Cuturú.