En horas de la tarde de este domingo 4 de noviembre, en el barrio La Nubia, de la comuna 16 de Medellín, desconocidos que se movilizaban en motos se acercaron a la vivienda de Fancy Orrego (Erika Montero), integrante de la dirección del Partido Farc.

Sus escoltas reaccionaron ante la presencia de estos sujetos, quienes habrían llegado disparando, presentándose un tiroteo que alertó a la comunidad.

Aún no se tiene certeza si aquellos individuos querían atentar contra la excombatiente, robarse la camioneta o una moto que estaba parqueada en la calle.

El general Óscar Gómez Heredia, comandante de la Policía Metropolitana, dijo a El Colombiano que, al parecer, todo ocurrió porque “unos sujetos buscaban robarse una moto”.

Sobre lo ocurrido, el portal generacionpaz.co escribió un artículo que Análisis Urbano reproduce para sus seguidores.

“Cuando se subía al carro -una Toyota TX de unos 100 millones de pesos- es escuchó el primer disparo. Iban a ser las dos de la tarde; la puerta del carro estaba abierta; la de la casa también. En adelante todo fue confuso. Desde una motocicleta, dos hombres desconocidos abrieron fuego. En la Toyota estaban una escolta y la protegida, una de las ex guerrilleras más legendarias hoy integrante de la dirección del Partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común y por décadas comandante del Bloque Iván Ríos y el Frente 49 de las Farc – EP.

Los disparos, según testimonios que reunió GeneracionPaz.Co, no fueron contra la ex guerrillera directamente.

“Cuando llegó la moto se acercó miraron como hacia adentro de la camioneta; estaban las dos mujeres; luego miraron al frente, vieron a los escoltas y le dispararon a uno”, le contó a Revista Generación Paz un testigo de los hechos.

Comenzaron a disparar de un lado y otro. El tiroteo duró apenas unos minutos. Nadie salió herido. Los de la moto huyeron. La señora, se bajó del vehículo. Y el rumor comenzó a rodar.

“Todos los esquemas extremar medidas de seguridad, tenemos un atentado en este momento contra el esquema de Francy Orrego en Medellín. Sin novedad. Por favor extremar medidas de seguridad y cumplir los protocolos», dice un mensaje que circuló en whatsapp pasadas las 2 p.m. Sin embargo no se ha establecido aún si se trató o no de un atentado”.

“Hay varias hipótesis; por eso no se puede determinar nada todavía, puede ser un atentado o también que iba ser un hurto», dicen en intercambio de mensajes escoltas de la Unp en Medellín que pidieron la reserva de su nombre.

“La idea es no generar confusiones”, agregan. GeneracionPaz.Co pudo confirmar que la ex combatiente y sus mujeres y hombres de protección salieron ilesos. La señora se dispuso a interponer las denuncias correspondientes y esperar las investigaciones.

El caso deberá ser estudiado por la Subdirección Especializada en Bogotá que se creó gracias a los Acuerdos de Paz de La Habana con el fin de garantizar la seguridad a los excombatientes de Farc, tras la firma del tratado de paz que los llevó a entregar más de 7 mil armas individuales, además de granadas, material de guerra, y caletas; así como cerca de 3 billones de pesos en dinero en efectivo, oro, tierras y otros bienes como parte de su compromiso de volver a la vida civil, hacer política sin armas y reparar a las víctimas.

Más de 11 mil hombres y mujeres fueron certificados por la Oficina del Alto Comisionado para la Paz como guerrilleros que volvieron a la vida civil. Se calcula que unos 4 mil estarían de nuevo en armas. Sin embargo, para que éstos puedan reincorporarse a la democracia, el gobierno nacional ofrece esquemas de seguridad -en casos de ex comandantes de hasta 9 personas y varios vehículos blindados- y así evitar agresiones a su integridad física. A la fecha, más de 60 excombatientes que no contaban con protección han sido asesinados desde la dejación de armas.

En Medellín, la seguridad es tema de preocupación en el último año. Van 503 homicidios en lo que corrido del año, con un aumento del 9% con respecto a 2017. Y según cifras divulgadas por el IPC (Instituto Popular de Capacitación) en la audiencia de seguridad a la que citaron al Alcalde Federico Gutiérrez el hurto a personas se ha duplicado. Pasó de 307.2 casos por cada cien mil habitantes en 2015 a 779.31 en 2018. Los vehículos hurtados pasaron de 115 a 146 del año pasado a este. El Alcalde no se hizo presente en la audiencia y la administración local aún no responde cómo enfrentar la crisis de seguridad actual en la capital de la montaña más allá del aumento del pie de fuerza, mientras cada vez más se escuchan más denuncias por posible connivencia de Policía y Ejército con organizaciones criminales”.