Biden autoriza sancionar a quienes atenten contra la estabilidad de Sudán

Joe Biden, presidente de los Estados Unidos, en una fotografía de archivo. EFE/EPA/SHAWN THEW/POOL
Compartir:

Washington, 4 de mayo del 2023 – El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, autorizó este jueves sancionar a las personas que se determine que han participado o intentado participar en acciones que amenacen la paz, la seguridad o la estabilidad de Sudán.

Biden emitió una orden ejecutiva que dota al Departamento del Tesoro y otros gabinetes pertinentes de la potestad para sancionar a quienes socaven el funcionamiento de “un Gobierno civil de transición” o “un futuro Gobierno elegido democráticamente”, así como a quienes cometan censura, corrupción y violaciones contra los derechos humanos.

También a quienes realicen ataques contra mujeres, niños o cualquier otro civil; obstruyan las actividades de las misiones de las Naciones Unidas o realicen ataques contra misiones de las Naciones Unidas.

“Considero que la situación en Sudán, incluida la toma del poder por parte de los militares en octubre de 2021 y el estallido de enfrentamientos en abril de 2023, constituye una amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional y la política exterior de Estados Unidos”, afirmó Biden.

El mandatario añadió que la política de Estados Unidos es “apoyar una transición a la democracia y un Gobierno de transición civil en Sudán” y defender dicho Ejecutivo interino “de aquellos que impedirían su formación inicial a través de la violencia y otros métodos”.

“Estados Unidos, en cooperación con socios de ideas afines, ayudará a que dicho Gobierno de transición, cuando se forme, satisfaga las necesidades del pueblo sudanés y se prepare para elecciones democráticas”, agregó.

Desde los primeros momentos de este conflicto, agrega el comunicado de Biden, Estados Unidos facilitó la salida de miles de personas (estadounidenses y otros) por tierra, mar y aire y ha llevado a cabo intensas negociaciones para reducir la violencia.

“Nuestros esfuerzos diplomáticos para instar a todas las partes a poner fin al conflicto militar y permitir el acceso humanitario sin trabas continúan, al igual que nuestros esfuerzos para ayudar a los estadounidenses restantes, incluso brindándoles información sobre las opciones de salida”, afirma.

Como consecuencia de las sanciones que podrían llegar a aplicarse, todos los bienes y activos que se encuentren en Estados Unidos y pertenezcan a las posibles personas sancionadas serán bloqueados y no podrán ser transferidos, pagados, exportados, retirados o negociados.

El portavoz del Consejo de Seguridad de la Casa Blanca, John Kirby, precisó en una conferencia de prensa posterior que la orden ejecutiva otorga la autoridad y la flexibilidad necesaria para imponer esos vetos en caso de que así se decidiera para que los responsables de la situación en el país rindan cuentas.

Kirby dijo que aunque la orden no especifica el nombre de las personas que están en el punto de mira, Estados Unidos “no tiene miedo a decir” que habla de los líderes de las dos facciones enfrentadas: el jefe del Ejército, Abdelfatah al Burhan, y el comandante paramilitar Mohamed Hamdan Dagalo -alias Hemedti-.

Recalcó, no obstante, que no debe interpretarse que se han previsto ya sanciones contra ellos de forma individual o “contra cualquier otra entidad”.

“Si realmente quieren paz y seguridad y tienen a los sudaneses en el centro de su interés deberían dejar de luchar, bajar las armas, cumplir el alto el fuego al que se comprometieron y volver a la mesa de negociaciones para que pueda haber una transición hacia una autoridad civil”, recalcó Kirby.

EFE

Compartir:
Total
0
Shares