El salsero panameño Rubén Blades señaló este martes que los cambios políticos y sociales que se viven actualmente en América Latina responden a una transformación y evolución en la región.

Cuestionado por las recientes revueltas en Ecuador, Chile y Bolivia, Blades, quien fue Ministro de Turismo de Panamá entre 2004 y 2009, dijo que han sucedido cambios políticos «increíbles», como que la izquierda asumiera la presidencia en distintos países de América Latina, o que Estados Unidos tuviera un presidente negro, en referencia a Barack Obama (2009-2017).

«Lo que yo considero que esta ocurriendo ahora es que estamos en un proceso de transformación, que todavía no termina y que va continuar quien sabe por cuanto tiempo», dijo Blades en conferencia de prensa en Ciudad de México donde el miércoles ofrecerá un concierto en el Auditorio Nacional.

«Las cosas están cambiando y habrá más cambios», agregó Blades, quien también fue candidato a la presidencia de su país en 1994.

«A mi no me sorprenden los cambios, es un proceso y creo que estamos en medio de ese proceso y va a durar, no va a ser fácil pero creo que vamos en la dirección correcta», añadió.

Explicó que parte del problema que se tiene en las distintas sociedades latinoamericanas «no son las ideologías, creo que el problema es que estamos trabajando con modelos obsoletos de administración pública, necesitamos un nuevo paradigma».

Dijo que los problemas políticos y sociales los tendrá «quien quiera que sea que asuma un gobierno» (debido a que estará) «utilizando las mismas estructuras» que el tiempo se ha encargado de demostrar que «son obsoletas».

El panameño, quien fundó el Movimiento Papa Egoró, partido político con el que se postuló como candidato presidencial para las elecciones de 1994, precisó que los cambios constitucionales son necesarios.

«Pero en función de crear primero un programa a largo plazo que garantice la buena marcha del país, consensuado sería lo ideal, y que eso se elevado a titulo constitucional para que no sea cambiado por un legislativo corrupto (años) más adelante», apuntó.

Según Blades, en América Latina cada vez más «la gente está más consciente de la necesidad de participar en una forma cívica y van disminuyendo los niveles de la personas que no votan».

Aunque para les resulta increíble que un alto porcentaje de jóvenes no se presenten a votar y dijo que la corrupción no es solamente del gobierno sino también de la sociedades.

«Como va haber cambios políticos en un país si nosotros no cambiamos también y eso es muy complejo; es muy fácil repartir culpas a la izquierda o la derecha o vamos escoger un nuevo gobierno y todo va a cambiar, eso no es así de fácil, el país tiene que cambiar entero y eso es un proceso y no ocurrirá de un día para otro», finalizó.

EFE.