Brindar con asesinos

Compartir:

15d8267b7040300a37a07b894a2034a0

17 Sep 2013 – 10:56 pm, el Espectador.com

Por: Pascual Gaviria

Para sentarse a hablar con un grupo de asesinos se necesitan poderosas razones.

Nadie acude por voluntad propia donde matones consumados por el simple gusto de oírlos. El miedo, los recatos morales, el asco y un mínimo respeto por las víctimas hacen que el común de los mortales prefiera evitar el contacto cara a cara con los señores de la muerte. Pero detrás de los asesinos están el poder y las caletas. De modo que muchos deciden visitarlos para prestarles un favor que rendirá frutos, para hacerlos olvidar de su condición de indeseables, para mostrarles el respeto que no merecen o para subir algunos peldaños en un mundo con reglas y lógicas propias. El asesino sabe muy bien que su contertulio de ocasión espera algo a cambio del riesgo que implica llegar hasta su nido de sombras.

Para quienes cumplen una función pública, las reuniones con los asesinos son un asunto mucho más delicado. En últimas su investidura representa un poder legítimo y sus palabras y gestos comprometen a eso que en los discursos y en los libros de texto se nombra como instituciones. Quien representa un poder público sólo tiene dos posibilidades de justificar las tertulias con quienes están condenados por homicidios y señalados de ser capos, así se digan comandantes. La primera es que haya sido imposible, a razón de la fuerza y la amenaza de sus anfitriones, decir que no a las citas programadas. En ese caso no son más que víctimas y tienen la opción de denunciar a los generosos chantajistas o renunciar a sus dignidades para no terminar trabajando a su servicio. La segunda es que la charla haga parte de una estrategia encaminada a disminuir el poder de los homicidas y que, además, esté autorizada expresamente por la ley. En Colombia, para que un representante del Estado pueda programar corrillos con los bandidos se necesita una autorización expresa del gobierno nacional. Una ley aprobada en el año 2002 deja claras las condiciones para acercarse a los líderes de los ejércitos ilegales sin terminar bajo sospecha de ser cómplice.

En los últimos seis años 60 congresistas colombianos han sido condenados por sus relaciones con los paramilitares. Además de las reuniones entre los hombres de la tarima y los hombres de fusil, bien fuera que terminaran con firma y papel sellado o con un simple brindis informal, se demostró que los ‘paras’ eran politiqueros muy organizados, además de asesinos. Y que eran golosos tanto de las escrituras públicas como de los tarjetones.

Una de esas reuniones, muy en boga por estos días, se desarrolló en Bello en el año 2005. Participaron tres comandantes prófugos y cuatro políticos conservadores bajo el alero de un capo tenebroso. Los congresistas que asistieron se representaban a sí mismos y escondieron el coloquio hasta que fue posible. Se dice que se habló de leyes y procesos de paz. Pero las conversaciones quedaron entre quienes estaban en la gruta de El Patrón, no fueron insumo para el proceso en ciernes ni sirvieron para mejorar el conocimiento ni la posición del Estado en la negociación en curso. En cambio sí sirvieron para mejorar algunos indicadores electorales de los políticos asistentes y sus pupilos en las zonas donde los matones imponían su ley. La reunión terminó en la madrugada luego de algunos whiskys. Puedo apostar que la botella no tenía estampilla.

Compartir:
Total
0
Shares