Cae el criminal que ayudó a internacionalizar el pagadiario: Mundo Malo

Compartir:
El 15 de julio fue capturado y deportado a Colombia, desde Chile, Edilberto Oliveros Correa, alias Mundo Malo, un mando medio de la Oficina del Valle del Aburrá, que se hizo subjefe después de haber pasado por la insurgencia….
Compartir:
Compartir:

am1gpmeinbxoudvwg_o0e2rrirg6egkyaw6bkheaic68-300x225
Imagen de alias Mundo Malo. Cortesía de la Policía Metropolitana del Valle del Aburrá (Meval).

Análisis Urbano

El 15 de julio fue capturado y deportado a Colombia, desde Chile, Edilberto Oliveros Correa, alias Mundo Malo, un mando medio de la Oficina del Valle del Aburrá, que se hizo subjefe después de haber pasado por la insurgencia. Su captura pareciera ser un gran golpe contra el crimen organizado de la ciudad metropolitana de Medellín, pero la verdad no los es tanto; aunque es un criminal con gran recorrido, su captura deja preguntas sin resolver.

Análisis Urbano se ha dado a la tarea de investigar en el bajo mundo, y también con personas que fueron víctimas de Mundo Malo, la historia de este criminal y esto fue lo que encontró.

El ascenso vertiginoso

Edilberto Oliveros Correa inició su recorrido en la ilegalidad armada en el Frente Revolucionario Antiparamilitar, Frap, grupo que fue comandado por Jesús Aguirre, alias Chucho, miembro del ELN. La operatividad de este se dio a finales de la década de los años 90 y estaba enfocada en combatir a los paramilitares que iniciaban su ingreso a la ciudad de Medellín. Alias Mundo Malo estuvo, al parecer, dos meses en el monte en el grupo del ELN, que lideraba alias Julián Artigas, quien estuvo involucrado directamente en la tragedia acaecida en Machuca, municipio de Segovia, Antioquia. Se presume que Mundo Malo salió entonces rumbo a Medellín, debido al paludismo que sufrió.

Este hombre aprovecha el descontrol de los Frap —tras la muerte de Chucho— y pide ingreso a la Oficina, solicitud que hace a través de un policía activo (asesinado en la carrera 70, conocido como Schumacher o Chumager), quien era primo de Martín o Caliche, jefe de la banda San Pablo, en la zona Nororiental de Medellín.

Mundo Malo inicia su recorrido con la Oficina en Popular 1, cuando se le otorga el poder del sector La Silla, en el centro educacional.

Cuando Martín pierde el poder y posteriormente es asesinado, asume alias Adiel, Mundo Malo se convierte en uno de los hombres de confianza del nuevo jefe y el premio a la fidelidad es la entrega del sector La Torre, que le permite tener mayores ingresos y poder militar.

La vida en el crimen es dinámica, Mundo Malo conoce al primo de alias Barney, quien le da conexiones para que inicie un nuevo episodio en su vida, se gana la confianza de un jefe poderoso en el bajo mundo y el premio recibido es la entrega de los dominios de la banda La 38 y, por supuesto, de los hombres de la agrupación a la cabeza de alias Yeiner.

Pero nada tenía que hacer Mundo Malo en Medellín, su patrón, Barney, le tenía otros planes más ambiciosos y rentables; lo llevó a que apoyara el montaje de los pagadiarios en Costa Rica, Argentina, Brasil y posteriormente en Chile.

Un año antes de iniciar el mundial de futbol en Brasil, alias Mundo Malo regresa a Colombia. Este subjefe, que fue adquiriendo prestigio y poder, ya no necesitaba estar en Medellín, pues ganaba más en el exterior. Se presume que tiene más de 1.500 millones de pesos de su capital invertidos en la usura, además de lo que Barney le enviaba.

Correrías de Mundo Malo por el bajo mundo

Después de su paso por la insurgencia, Edilberto Oliveros decide enfrentarla en la zona Nororiental. Al parecer quedó resentido por la orden de matar que impartió la organización a la que pertenecía. También se sabe que dicho personaje participó activamente en la guerra de la Oficina, entre el ala Valenciano y el ala Sebastián, se inclinó por el segundo y ayudo a fraguar la masacre de La Galera, efectuada por alias Wimpy y apoyada por Adiel.

Igualmente, se dice que Mundo Malo, fue capturado por cuatro hombres del Ejército Nacional, presuntamente en diciembre de 2013, pero sus hombres reaccionaron prontamente “apoyados” por miembros de la comunidad, quienes efectuaron una asonada y lo liberaron, aunque se encontraba esposado.

Finalmente, se sabe que Edilberto Oliveros Correa estuvo en el mundial de fútbol en Brasil, al lado de jefes gatilleros y financieros importantes de la Oficina, posteriormente se fue a vivir a Chile, adonde llevó a la esposa y la suegra. Allí tuvo un hijo y luego mandó por sus hombres de confianza para que apoyaran el manejo del pagadiario en el cono sur.

El descenso de un criminal que, perdiendo, gana

Alias Mundo Malo, antes de ser “recortado” en sus funciones en la ciudad de Medellín, pese a que vivía en Chile, recibía mensualmente un sueldo de diez millones de pesos por parte de la Oficina, a través de San Pablo, en la zona Nororiental, además de cuarenta millones de pesos de lo producido de la venta de la cripa y perico en sus zonas.

Cuando cae alias Adiel, asume alias Ramón, quien, no confiando en Mundo Malo, pide permiso para recortarle poder con el aval de Adiel, quien sin tener en cuenta a su jefe, Barney, autoriza retirarle los privilegios.

En la actualidad, y con su captura, Mundo Malo sigue intacto en su poder como subjefe privilegiado; conserva el pagadiario en Chile —los hombres que envió lo garantizan y no pueden torcerse porque tienen las familias aseguradas y vigiladas por los criminales de su patrón—; además, la generosidad de la Oficina le permite recibir seis millones de pesos semanales, producto de la venta de droga en los sectores que ya sin ser de él le siguen tributando. Hay que tener en cuenta que le dejaron el dominio del sector La Silla para que se sintiera tranquilo de que sus pistoleros lo seguirían cuidando al igual que a sus familiares.

Poco mundo le queda. Los criminales actuales no tienen honor, solo les interesa despojar a todos, incluyendo a sus antiguos socios

Análisis Urbano, se pregunta, ¿Sí la fuerza pública sabía quién era Mundo Malo, por qué lo dejó salir tranquilamente de Colombia y regresar? ¿No existía una circular de Interpol? ¿Quién controla la salida en los aeropuertos en Colombia? ¿Con qué dirigentes de la clase política y la institucionalidad tuvo relación Mundo Malo?

Temas relacionados

Paga Diario: La ruina de los pobres

“Se le llama ‘gota a gota’ porque gotita a gotita te sacan todo tu dinero”

Compartir:
Total
0
Shares
Previous Post

Colombia no legaliza la droga, pero sí legitima el crimen

Next Post

‘Escarbando la verdad, desenterrando la justicia’

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: