El Ejército Nacional con el apoyo de la inteligencia militar y la Fiscalía General de la Nación efectuaron un operativo que dio con la captura de Luz Ney Pereira Contreras alias Jaqueline o La Mona. La mujer era buscada por ser cabecilla de finanzas de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC) o Clan del Golfo en Antioquia y Córdoba. Pereira, además, era la mano derecha de alias “Gonzalito”, principal cabecilla de las AGC en el Bajo Cauca.

La captura sucedió en el municipio La Apartada, en el Córdoba. Pereira (de cédula 39.309.582) se encargaba de gestionar los dineros provenientes del narcotráfico, extorsión y minería ilegal de 10 municipios del Bajo Cauca, 4 en Antioquia y 6 en Córdoba. Se le conocía también como “La Secre”, y su aprehensión por parte de las autoridades significa un golpe en las finanzas de las AGC.

Capturado alias Nicolás, en San Rafael, Antioquia, presunto segundo al mando en el Clan del Golfo

Pereira tiene 43 años y es auxiliar en enfermería. Era buscada por los delitos de concierto para delinquir agravado y rebelión, y ahora se le imputarán cargos. En el momento de su captura, se supo, también, se decomisaron 32 millones de pesos en efectivo, cuatro celulares y cinco tarjetas SIM.

De acuerdo con las autoridades, Pereira llevaba una carrera criminal de 19 años. De hecho, antes de su captura ya tenía dos sentencias condenatorias vigentes por delitos cometidos en Medellín y Cúcuta. De 2015 a 2018 trabajó en la subestructura Rubén Darío Ávila de las AGC, y desde 2018 hasta su captura trabajó con la estructura Roberto Vargas Gutiérrez de la misma organización.

Luz Ney Pereira tenía el control financiero de las AGC en Tarazá, Cáceres, Caucasia y Valdivia en Antioquia y en Puerto Libertador, Montelíbano, Tierralta, Planetarica, Ayapel y La Apartada.

Platino, el duro de las AGC, cayó por porte ilegal de armas

Quien se encargara del pago de nóminas a los diferentes integrantes de la estructura hace un par de años ahora tenía como tarea fundamental, según las autoridades, «la administración de recursos empleados en el sostenimiento de la confrontación armada contra Los Caparrapos, el ELN y las disidencias de las Farc». Pereira también se encargaba de la adquisición del material de guerra, pagos de soborno y logística.

La Fiscalía y la Fuerza Pública, con la captura de Pererira, están un paso más cerca de alias Gonzalito, cuarto hombre en la organización de las AGC. Entretanto, se espera un reordenamiento en la estructura de dicha banda delincuencial tras la captura de alias la Mona.

Temas relacionados 

Intrigas y traiciones son protagonistas en las AGC

Lejos del sometimiento, AGC redoblan presencia en lo urbano. Especial para la Silla Vacía