Bernardo Betancourt Orozco aspirante por el partido Conservador a la alcaldía de Tibú, en Norte de Santander fue asesinado este 15 de septiembre en el corregimiento de La Gabarra en la región del Catatumbo.

En esta convulsionada zona del Norte de Santander proliferan diversos actores armados ilegales como las disidencias de las Farc, El Eln, Epl o Pelusos, además de organizaciones de corte paramilitar y mafioso, al igual que el crimen transnacional con rostro mexicano, todos ellos van detrás de negocios como el tráfico de droga, minería ilegal, extorsión y por ende de las rentas ilegales, el control territorial y los corredores estratégicos que atraviesan la frontera con el vecino país de Venezuela.

En los dos últimos meses han sido asesinados ocho candidatos a diferentes cargos de elección popular, lo que muestra que es un proceso electoral atravesado por la violencia y la criminalidad.

Lo paradójico es que días antes del asesinato, los candidatos a la alcaldía de Tibú, cinco en total, habían firmado un pacto de no violencia en la campaña electoral.

Según el Diario La Opinión de Cúcuta, en el año 2011, Bernardo Betancourt Orozco, siendo también candidato al cargo que ahora se había postulado, había sido capturado por el CTI de la Fiscalía General por el presunto delito de concierto para delinquir agravado y nexos con grupos armados al margen de la ley.

Las autoridades investigan lo ocurrido para esclarecer móviles y autores, además ofrecen una recompensa de 30 millones de pesos a quien suministre información que permita dar con el paradero de los autores materiales e intelectuales del asesinato de Bernardo Betancourt Orozco.