Unidades de la Policía Nacional, con el apoyo de la Fiscalía y en coordinación con fuerzas especiales y de inteligencia de Estados Unidos e Inglaterra, capturaron en una finca de Santiago de Tolú, municipio del departamento de Sucre, a Juan Carlos Castro, alias Pichi Belén o Pichi Castro, señalado máximo jefe de la denominada Oficina del Valle de Aburrá.

Las autoridades lo presentaron como el jefe máximo de esa estructura colegiada, aunque por información confidencial y confiable que conoció Análisis Urbano, agencia de prensa de la corporación Corpades, alias Pichi Belén es un importante cabecilla de la línea 80, pero no su máximo cabecilla.

Como se recordará, la Oficina actualmente está dividida en dos facciones: la línea mayoritaria o línea 80, que lideraba alias Tom, antes de ser capturado en una finca de El Peñol el 9 de diciembre de 2017 junto a Iván Suárez Muñoz, alias Barbas, su segundo hombre más importante, facción que domina el norte del Valle de Aburrá, algunos municipios del sur y cerca del 70% de los combos de Medellín y que tuvo nexos importantes con el Clan del Golfo; y una línea minoritaria o línea 20, que lideran hombres como alias Douglas y alias Carlos Pesebre y que tienen bajo su dominio tres poderosos grupos criminales: la Terraza, San Pablo y los Pesebreros.

Alias Pichi Belén, quien se encontraba con cuatro de sus escoltas en la finca, lo sindican de concierto para delinquir agravado y tráfico de estupefacientes. Según inteligencia de la Policía, Pichi Belén tenía el control de seis de las diez principales Odín en el Valle de Aburrá.

En el hangar ejecutivo del aeropuerto Olaya Herrera de Medellín, el alcalde Federico Gutiérrez Zuluaga mostró su complacencia con la captura: “Uno a uno van cayendo. Eran 20 las personas que manejaban el denominado cuerpo colegiado de la Oficina. De esos llevamos capturados 13, faltan siete, y van a caer, pero este era el máximo cabecilla, que asumió después de que cayó alias Tom. Tenemos que continuar haciendo más cosas a la par de estas capturas, por ejemplo la lucha contra el lavado de activos, necesitamos la extinción de dominio, derrotarlos también financieramente. Toda esa capacidad militar que tienen, la tienen porque tienen capacidad económica y financiera”.

El mandatario señaló que no es suficiente con capturar a cabecillas de las estructuras criminales. “Al mismo tiempo, el país tiene que dar un gran paso en el tema de la droga. Estamos inundados en droga, más de 220.000 hectáreas sembradas con droga le dan gasolina a todas estas estructuras. Y lo otro, una estrategia integral. Tiene que haber por fin un cambio cultural, derrotar la cultura de la ilegalidad y generar cultura de legalidad. Mucha educación para nuestros niños y jóvenes, evitar deserción académica, garantizar más cupos escolares, acceso a educación superior y acceso a oportunidades laborales”.

Gutiérrez prometió que seguirán cayendo líderes criminales: “Sí se puede y lo hemos venido demostrando. Y lo golpes que vienen van a ser cada vez más contundentes. Y yo le he dicho, para estos tipos el mensaje es muy claro: con un solo ciudadano que se metan, se meten con nosotros, con un solo policía que se metan, se meten con todos nosotros, con un solo soldado, fiscal o un juez con los que se metan, se meten con todos nosotros, estamos unidos como institucionalidad. Aquí lo que ha cambiado es que son ellos los que tienen miedo”.

Por su parte, el ministro de Defensa, Guillermo Botero, aseguró que con la captura se está cumpliendo con la promesa del presidente Iván Duque de desactivar las actividades delictivas de la Oficina. “Estamos cumpliendo una promesa del señor presidente, cual era desactivar en el curso de su Gobierno y más temprano que tarde todas las actividades delictivas de la Oficina. Alias Pichi Belén era su cabecilla”, dijo MinDefensa.

Finalmente, el director de la Policía Nacional, general Jorge Nieto, reveló detalles de la captura. “Fue un gran trabajo de inteligencia contra este cuerpo colegiado delictivo. Nuestros hombres especializados en inteligencia les venían haciendo seguimiento. Ellos salieron de Medellín y llegaron a esa finca en Tolú. Estuvieron bebiendo licor ayer hasta las cuatro de la mañana. Al mediodía autorizamos la intervención, neutralizamos a los cuatro hombres que lo acompañaban y lo capturamos. Gracias al trabajo de inteligencia y a que los mismos delincuentes los delatan”.