Chocó: entre la guerra, la desigualdad y el abandono estatal

De Tracy-mcgrady20 – Trabajo propio, CC BY-SA 4.0, httpscommons.wikimedia.orgwindex.phpcurid=88222764(1)
Compartir:

Hace 5 años se firmó el Acuerdo de Paz entre el Gobierno Nacional y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc). Gracias a esa firma, muchos colombianos que viven en estos departamentos creyeron que el fin del conflicto armado llegaría a sus territorios. Desde la llegada al poder del actual presidente, Iván Duque, en esta zona del país solo reina la violencia contra la población y el desamparo.

Informe especial elaborado con el apoyo de:

La Nueva Prensa

Antioquia Crítica

Chocó, Colombia, 7 octubre de 2021.- Se han registrado más de 550 acciones armadas en el Chocó desde que llegó Duque al poder. En este departamento hay altos índices de desigualdad, caracterizados por la pobreza extrema, el hambre, y a esto se le suma la disputa por el control del territorio.

Chocó: un territorio deseado por los grupos armados

La respuesta institucional para combatir las diferentes problemáticas que se viven en el Chocó, no existe. Los gobernantes al parecer sufren de un racismo patológico que se evidencia con el panorama tan desesperanzador y lleno de guerra.

Chocó es un departamento ubicado al occidente de Colombia. Tiene una superficie 46.530 km2, según el último censo del Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) su población es de 525.528 habitantes distribuida en 21 municipios: Quibdó (ciudad capital), Acandí, Alto Baudó (Pie de Pató), Bagadó, Bahía Solano (Ciudad Mutis), Bajo Baudó (Pizarro), Bojayá (Bellavista), Condoto, El Cantón de San Pablo, El Carmen, Istmina, Juradó, Litoral del San Juan, Lloró, Nóvita, Nuquí, Riosucio, San José del Palmar, Sipí, Tadó y Unguía; 147 corregimientos.

Todos ellos vigilados por medio de las 135 inspecciones de Policía con los que cuenta ese departamento.

El Chocó tiene una gran ubicación geográfica, limita al norte con la frontera del Sur de Panamá y el Mar Caribe, que ofrece la conexión con el resto del mundo, en el oriente, se encuentra con las economías legales e ilegales que se manejan en Antioquia, limita al sur con Risaralda y con el Valle del Cauca.

Las economías ilegales

El Estado colombiano ha entregado de manera directa o indirectamente la soberanía territorial en el Chocó, para que la dominen totalmente ya sea el Clan del Golfo o el ELN. Estos dos grupos armados al margen de la ley que se disputan a sangre y fuego el control territorial basan sus rentas en el tráfico de sustancias ilícitas, el contrabando, la minería ilegal, la extorsión, el comercio de las maderas.

¿Quiénes se disputan el Chocó?

En este momento la lucha se da entre el ELN y el Clan del Golfo. El Clan o AGC, hace presencia con el Bloque Central Urabá “Juan de Dios Úsuga” quienes también dominan municipios en el Urabá antioqueño y Córdoba.


Mapa Agamenón II

El Bloque Central Urabá “Juan de Dios Úsuga” del Clan se ha distribuido en el territorio con sus frentes de la siguiente manera:

  1. Carlos Vásquez
  2. Gabriel Poveda Ramos
  3. Occidente Antioqueño
  4. Efrén  Vargas Gutiérrez
  5. Turbo
  6. Fernando Oquendo
  7. Roberto Vargas Gutiérrez
  8. Marco Fidel Barba

En los municipios Belén de Bajirá, Carmen del Darién, Riosucio y Juradó, ubicados al norte del Chocó, hace control el Frente “Roberto Vargas Gutiérrez” y en Acandí y Unguía el Frente “Efrén Vargas Gutiérrez”.

Y al sur, está el Bloque “Jairo de Jesús Durango Restrepo” que controla el territorio con el Frente “Carretera” en los municipios de Quibdó, Atrato, Lloró, Cértegui, Tadó, Condoto, Itsmina.

En el municipio de Litoral de San Juan, también ubicado en el sur del Chocó, comanda el Frente llamado “San Juan” y el frente “Pablo José Montalvo Cuítiva” en Bojayá y Medio Atrato.

Hacia el occidente del departamento, hace presencia el frente “Baudó” del Clan del Golfo, en los municipios de Bajo Baudó, Medio Baudó, Novita y El Cantón de San Pablo. La franja occidental es comandada por el frente “Pacífico” en los municipios de Bahía Solano, Nuquí, Alto Baudó y Río Quito.

El Clan del Golfo, instrumentaliza otros grupos armados más pequeños que operan en el departamento Chocó. Los Sureños (Los Calvos o Chukys), Los Kennedy, Los Palmeños, los de la zona norte -Reposo, Buenos Aires, La Victoria, el Obrero, Los Rapados, Los Locos y La Unión, son algunos de los que le sirven a las AGC.

Por otra parte, el reposicionamiento que se da de los Frentes “Manuel Hernández El Boche y Resistencia Cimarrón del ELN”, la “Compañía Néstor Tulio Duran” se consolidan desde las cuencas de los ríos Munguidó y Negua, municipio de Quibdó.

Sus integrantes se movilizaban en los territorios de las comunidades étnicas asentadas en las cuencas de los ríos Opogadó, Bojayá y Napipí en Bojayá́; de los ríos Bebaramá, Bebará y Buey en el municipio del Medio Atrato, y de los ríos Murrí y Arquía, en Vigía del Fuerte, esta ha sido una zona de fuerte presencia del Frente Ernesto Che Guevara del ELN.

Recientemente el Ejército de Liberación Nacional ha recibido fuertes golpes de parte de las autoridades colombianas. Tras el asesinato de alias “Uriel”, jefe del Frente de Guerra Occidental Omar Gómez, del Ejército de Liberación Nacional (ELN), este grupo perdió poder territorial y capacidad militar.

(Puede leer: Alias “Uriel”, comandante del FGO del ELN muere en una operación militar en el Chocó)

Otro golpe fuerte que recibió el ELN fue la muerte Ogli Ángel Padilla Romero, alias “Fabián”, jefe del Frente de Guerra Occidental del ELN, y “Carlitos”, quien quedó herido el pasado 17 de septiembre durante un bombardeo organizado por el Ejército Nacional en la vereda Corriente Palo, Chocó.

(Tema relacionado: Comandante del ELN dado por muerto en un bombardeo fue capturado y falleció en un hospital)

Los habitantes de Quibdó no solo han sufrido ataques del ELN y las AGC, también están en medio de las acciones militares que realiza el grupo que se hace llamar “Los Mexicanos”. En octubre del año 2020 lanzaron varios panfletos en el que decretaban un toque de queda, dejando a la población a la merced de acatar la orden para no poner en riesgo sus vidas.

Los llamados “Mexicanos” son una estructura local causante del reclutamiento forzado, el tráfico de sustancias, los homicidios selectivos. Su poder se extiende por las comunas 1, 5 y 6 y el sector llamado las 1.550 casas de Quibdó. Recientemente fueron capturados 23 de sus integrantes, entre los que estaba el Secretario de Hacienda de la capital del departamento, Willington Vidal Rojas.

Temas relacionados:

Quibdó, una ciudad atrapada por la violencia urbana y la pobreza

Caen ‘Los Mexicanos’, red delictiva responsable de homicidios, extorsiones, desplazamiento y tráfico de estupefacientes en Chocó


Mapa A.I No 020-21

Por qué a pesar del Informe de Riesgo No. IR No. 027-15 A.I de la Defensoría del Pueblo, para Istmina, Medio San Juan y Sipí, en el cual advertían la expansión del Clan del Golfo desde el norte del Valle del Cauca, las AGC siguieron atravesando desde el río Garrapatas hacia el río Sipí hasta llegar y dominar el Bajo Atrato y el Darién chocoano. ¿Hay alguna respuesta a ello? No.

También, desde el 2017, la misma Defensoría del Pueblo en el Informe de Riesgo de Inminencia No. 027-17, advirtió al Gobierno colombiano sobre el riesgo en el que están 4.500 habitantes Istmina y Medio San Juan por el avance del grupo paramafioso Clan del Golfo y su copamiento territorial.

¿Quiénes están en riesgo?

La Defensoría del Pueblo advierte en la Alerta Temprana Nº 016-21 que la violencia se concentra sobre las comunidades indígenas, afro, mujeres, niños y niñas, adolescentes, comerciantes, profesores, servidores públicos, defensores de derechos humanos, líderes sociales, autoridades étnicas, sobrevivientes víctimas del conflicto armado, firmantes de paz de los municipios de Vigía del Fuerte (Antioquia), Bojayá y el Medio Atrato.

En el mapa se revela el alto riesgo de las comunidades de las veredas: Carrillo, Isleta, Vegaes, Boca de Vidrí, Arrillo, Puerto Medellín, Santa María, San Antonio de Padua, Apartadó, Buchadó, Saladó, Arenal, San Miguel, San Martín, Vuelta Cortada, La Playa, Loma de Murrí, Pueblo Nuevo, San Alejandro, Puerto Palacio, Belén, Beté.

En estas zonas habitan las comunidades indígenas de los Resguardos Napipí, Paso del Río Saladó, Opogadó-Doguadó, Alto Rio Cuia, Alto Río Bojayá, Buchadó, Amparradó, Puerto Antioquia, Jengadó-Apartadó, Painá, Ríos Uva y Pogué-Quebrada Taparal, Amparradó Alto y Medio, Quebrada Chontaduro, Pichicorá, Chicué, Tunguiná y los Consejos Comunitarios del Medio Atrato ACIA.

Violencia en Chocó

Los actores armados en el Chocó tienen todas las garantías para la impunidad. Uno de los delitos que más cometen es el reclutamiento forzado, como el denunciado por el senador @FelicianoValen el 23 de febrero de 2021. Una mina antipersona truncó la vida de Máximo Baquiaza Rubiano, comunidad Chano en Bojayá -Chocó. 2 personas más resultaron heridas y 12 comunidades indígenas confinadas.

Cifras Ocha-Onu

Análisis Urbano logró tener acceso e identificar las cifras de Ocha de Naciones Unidas:  933 casos de violencia armada contra la población de los diferentes municipios del Chocó:

Año 2016: Los 112 hechos de violencia efectuados contra la población consisten en: (cuál es la base de estas cifras)

  • 24 amenazas, (individuales/colectivas)
  • 23 combates en los que la población quedó en medio.
  • 11 casos de restricciones a la movilidad.
  • 10 casos de confinamiento.
  • 10 casos de desplazamientos masivos intermunicipales.
  • 8 ataques y usurpación de bienes a civiles.
  • 8 casos de material explosivo.
  • 7 hostigamientos.
  • 7 sucesos de hallazgo de munición sin explotar.
  • 6 casos de reclutamiento forzado.
  • 6 secuestros.
  • 6 retenes ilegales.
  •  5 homicidios a personas protegidas.
  •  4 desplazamientos masivos entre departamentos.
  •  3 situaciones de tortura.
  •  3 atentados a la población.
  •  3 personas resultaron heridas en medio de los enfrentamientos, desplazamientos interveredales.
  •  1 masacre.

Año 2017: 164 hechos de violencia contra la población (fuente de estas cifras)

  • 42 amenazas.
  • 26 homicidios a personas protegidas.
  •  22 Restricciones a la movilidad.
  • 20 Incursiones armadas.
  • 19 Combates.
  • 14 desplazamientos masivos intermunicipales.
  • 13 enfrentamientos.
  • 12 secuestros.
  • 11 reclutamientos forzados.
  • 9 casos de munición sin explotar.
  • 8 impedimentos a operaciones humanitarias.
  • 8 casos de mina antipersonal.
  • 7 hostigamientos.
  • 2 atentados.
  • 2 emboscadas.
  • 2 muerte de civiles en acciones bélicas.
  • 2 casos de uso de civiles como escudo. La crisis se agudizaba.

Año 2018. 129 hechos de violencia armada contra la población. (Fuentes de todas las cifras)

  • 36 casos de Amenazas.
  • 15 homicidios a personas protegidas.
  • 13 enfrentamientos.
  • 13 combates.
  • 11 incursiones armadas.
  • 11 casos de restricción a la movilidad.
  • 11 hostigamientos.
  • 11 confinamientos.
  • 8 emboscadas.
  • 8 casos de explosivo hallados.
  • 8 situaciones de restricciones del paso a agencias.
  • 7 casos de hallazgos de munición sin explotar.
  • 6 casos de reclutamiento forzado de menores de edad.
  • 6 secuestros.
  • 5 desplazamientos masivos intermunicipales.
  • 4 ataques contra bienes civiles.
  • 3 desplazamientos masivos intermunicipales.
  • 3 bloqueos de vías y retenes ilegales.
  • 2 accidentes con mina antipersonal.

Año 2019. Se presentaron 183 casos de violencia armada con riesgo a la población.

  • 50 amenazas.
  •  26 homicidios a personas protegidas.
  •  21 enfrentamientos.
  •  20 combates.
  •  18 incursiones.
  •  16 confinamientos.
  • 12 restricciones a la movilidad.
  • 10 secuestros.
  • 10 desplazamientos individuales.
  • 10 explosivos hallados.
  • 6 ataques a bienes civiles.
  • 6 casos de accidentes con mina antipersonal.
  • 6 personas heridas en medio de enfrentamientos.
  • 4 tomas de rehenes.
  • 4 desplazamientos masivos intermunicipales.
  • 3 reclutamientos forzados.
  • 3 desplazamientos masivos interdepartamentales.
  • 3 desplazamientos masivos intermunicipales.

Año 2020: Se registraron 222 acciones violentas contra la población.

  •  67 amenazas.
  •  46 homicidios a personas protegidas.
  •  26 combates.
  •  21 confinamientos.
  •  19 enfrentamientos.
  •  17 desplazamientos masivos interveredales.
  •  15 personas heridas.
  • 10 bloqueos y retenes ilegales.
  •  9 casos de hallazgo de explosivos.
  •  9 secuestros.
  •  9 casos de accidentes con mina antipersonal.
  •  8 reclutamientos forzados.
  •  6 tomas de rehenes.
  • 3 hostigamientos.

Año 2021: La violencia no ha cesado en todo el país, y Chocó no es ajeno a esa situación. En lo que ha transcurrido del año 2021 se han presentado 123 casos donde se expone la vida de la población.

  • 53 amenazas.
  • 19 homicidios a personas protegidas.
  • 18 confinamientos.
  • 11 incursiones armadas.
  • 11 enfrentamientos.
  • 9 personas heridas.
  • 9 desplazamientos masivos interveredales.
  • 7 desplazamientos individuales.
  • 7 accidentes con mina antipersonal.
  • 7 reclutamientos forzados.
  • 6 explosivos encontrados.
  • 5 combates.
  • 4 atentados.
  • 4 desplazamientos masivos interdepartamentales.
  • 3 casos de tortura.

Tasa de homicidios en Chocó

La tasa estimada por cada cien mil habitantes para el Chocó 2021 es de 45.3. A la fecha del 30 de agosto han sido asesinadas 192 personas. Las tasas más altas se presentaron en los municipios de: Juradó (141.15), Quibdó (116.06), Nóvita (94.22), Riosucio (92.77), Atrato (92.62), El Cantón del San Pablo (83.23), Carmen del Darien (80.31), Bahía Solano (79.37), Río Quito (78.85), Cértegui (73.00), Istmina (63.14), Acandí (49.13), Tadó (46.79), Condoto (38.70), Bajo Baudó  (33.43), Nuquí (33.08), Bojayá (29.60), El Carmen de Atrato (29.48). Esas cifras superan la tasa nacional estimada en 27 casos por cada cien mil habitantes.


Fuente: Policía Nacional.

Desde el 1 de enero del 2021 hasta el 30 de agosto, fueron asesinadas 193 personas. 158 fueron adultos, 14 fueron menores de edad. 144 casos fueron cometidos con armas de fuego. Las autoridades han manifestado su preocupación por el incremento de crímenes contra la juventud.

Esta primera entrega desnuda una crisis que se dilata por el abandono del Estado. Los grupos armados ilegales cometen graves crímenes contra la población:  desplazamientos forzados, asesinatos, confinamientos, siembra de minas antipersonal, ataques a bienes civiles y todo un desequilibrio humanitario que sufren las personas afro, las y los campesinos, indígenas y en sí, toda una población que necesita con urgencia su derecho a la paz.

Espere la segunda entrega de este informe especial: Chocó: entre la guerra, la desigualdad y el abandono estatal

Temas relacionados:

Iván Cepeda denuncia que 4 menores murieron en el bombardeo del Ejército al ELN en el Chocó

Dos comandantes del ELN habrían sido abatidos por el Ejército Nacional en el Chocó

Ríos de Mercurio: del envenenado Chocó a los lujos de Miami

Compartir:
Total
10
Shares
Previous Post

Angela Merkel habló de desafíos internacionales y el clima en su despedida del papa

Next Post

1.590 habitantes de Ciudadela Bocaná en la comuna 9 ya cuentan con agua potable, saneamiento básico y gas natural domiciliario

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: