Gracias a la denuncia instaurada por sus familiares, unidades de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá lograron la ubicación de un ciudadano extranjero, quien había sido reportado ante las autoridades como secuestrado.

Los hechos se remontan al pasado 7 de febrero del presente año, cuando, familiares de la supuesta víctima, un hombre de 33 años de edad, fueron contactados vía telefónica por un individuo quien mediante amenazas y torturas registradas en video, que posteriormente eran enviados a la ex-esposa de la persona secuestrada, exigía la suma de 7.000 dólares por la liberación de un ciudadano de nacionalidad dominicana.

Ante las amenazas y exigencias extorsivas, los familiares del dominicano pusieron en conocimiento de esta situación a las autoridades de Policía en República Dominicana, quienes toman contacto con la Policía Nacional de Colombia para iniciar las respectivas investigaciones, ya que esta persona se encontraba como turista en la ciudad de Medellín desde el pasado 2 de febrero.

De inmediato funcionarios adscritos al GAULA Metropolitano asumieron la investigación y a través del análisis de información, rastreo e inteligencia, lograron ubicar los establecimientos donde estaría hospedado el extranjero, así como los sitios donde posterior a la denuncia este sujeto realizó giros e hizo compras, lo que permitió establecer que no estaría secuestrado.

Es así, como funcionarios del GAULA logran dar con su ubicación en un hotel del sector de la 70 del barrio Laureles de Medellín, donde efectivamente evidenciaron que se trataba de un auto secuestro. Al ser indagado sobre las actividades que estaría realizando en Colombia, este ciudadano les indicó a los investigadores que, en efecto, este habría planeado su auto secuestro para pedir dinero a sus familiares en República Dominicana, por deudas que tendría en ese país.

El ciudadano dominicano fue puesto a disposición de Migración Colombia para luego ser deportado a su país de origen.