Coincidencias criminales unen a San Pablo Brasil y a Medellín Colombia

FECHA:

Calle 33 Cr 65 Almendros

¡El pacto del fusil realizado en la ciudad de Medellín y el Área Metropolitana, tiene semejanza al pacto militar que ejerce el PCC en San Pablo y otras Provincias del Brasil, en las dos parecen cogobernar el crimen organizado!

EL Pacto del fusil entre criminales, fue acordado en el   “Medellín Metropolitano” http://wp.me/p3mF01-q8 vía @FdoQuijano

El PACTO DEL FUSIL realizado el 14 de julio en el “Medellín Metropolitano” y bautizado como el “Pacto del Valle de Aburrá” ratificado posteriormente entre el 23 y 24 de julio del año en curso, en una trocha del Municipio de Santa Fe de Antioquia y conocido como el “Pacto de San Jerónimo” y que dio origen a la ´Tregua criminal´ (negada en público pero aceptada e impulsada en privado por un sector de la institucionalidad y sectores de la sociedad) cumple tres meses de haber iniciado, a la fecha se mantiene.

Se reafirma la existencia del Pacto del Fusil en Medellín http://wp.me/p3mF01-rR vía @FdoQuijano

Estos “Acuerdos ilegales” están vigentes en buena parte del Valle de Aburrá y principalmente en Medellín, ciudad que ha sido erigida por los criminales como el epicentro de sus negocios ilegales y legales, accionar militar, entre otros, en cuyo territorio se ejerce con más fuerza el poder ilegal, donde la nómina paralela estatal se encuentra mejor aceitada y es más robusta, lo que permite una mejor “Protección oficial” a las estructuras paramafiosas de los mal llamados “Urabeños” conocidos también como las AGC (Autodefensas Gaitanistas de Colombia)  y la “Oficina del Valle de Aburrá”  y en menor medida a los “Rastrojos”.

En otras palabras,  Medellín es la joya de la corona más apetecida por el crimen organizado, de esto deriva parte de la guerra urbana que en ella se ha vivido.

El pacto del fusil si existe al igual que los “Urabeños” en el “Medellín Metropolitano” ¿Para qué … http://wp.me/p3mF01-Ky vía @FdoQuijano

Pacto criminal en Medellín http://tinyurl.com/lcguv64 vía @elespectador

A propósito de estos tres meses que lleva el pacto criminal urbano realizado en la capital del Departamento de Antioquia, aparece en un momento oportuno a la luz pública,  el artículo escrito por Eric Nepomuceno, en Pagina12.com.ar diario el Mundo, titulado  “Brasil y el gran partido del crimen” el cual está sustentado en una investigación realizada por el Ministerio Público de San Pablo, al observar y analizar el texto  se puede encontrar un sinnúmero de coincidencias entre lo que ocurre con la criminalidad en San Pablo y la criminalidad en el “Medellín Metropolitano” estas coincidencias permiten dilucidar la  dura realidad que enfrentan los ciudadanos en estos espacios urbanos y la cual pareciera no importar a los gobernantes y menos aún a la clase política, empresarial e incluso a buena parte de la sociedad.

El articulo muestra al PCC (Primer Comando de la Capital) quien ejerce influencia en San Pablo Brasil, provincia que se ha constituido como una de las cuatro  aglomeraciones urbanas más grandes del mundo y la mayor capital política y financiera de Sudamérica, como una organización criminal que se ha estructurado bien en todos los aspectos, desde el económico hasta el militar, logrando incluso pacificar a otras facciones criminales al interior de la ciudad y en otras partes del Brasil(en 22 de las 27 provincias hace presencia el PCC) además es la encargada de regular la violencia bajando el índice de homicidios y el crimen en las calles, también asumiendo y vendiendo la “Protección ilegal” a quien la necesite, podría decirse, casi ´Todos pagan´ el servicio.

Al tener un poder interno tan fuerte y consolidado esta estructura criminal empresarial ha puesto sus ojos en el exterior, logrando ingresar mínimo a dos países y según Eric Nepomuceno, el PCC se ha situado como una de las mil empresas más importantes en el ramo de las ventas en la principal economía de América  Latina.

También evidencia el artículo que el PCC, ha buscado construir relaciones a todo nivel con lo legal e incluso ha tratado de infiltrar el Supremo Tribunal Federal, demostrando la existencia de la nómina paralela, aunque el artículo no lo dice expresamente, es claro que una organización criminal tan poderosa y con sus tentáculos metidos en la economía legal e ilegal, en los territorios, en lo militar, no podría subsistir sin la ´Protección oficial´ que brinda tener “Buenas relaciones” con sectores de la institucionalidad.

Otro punto que llama la atención en el artículo, es como la estructura no es sólo un conglomerado de 11,387 integrantes- 2632 en libertad, 8755 presos, los cuales se mueven en el bajo mundo urbano o carcelario, es además una estructura que aglutina abogados y por ende se intuye que al ser toda una empresa criminal de ella también hacen parte contadores, revisores fiscales, administradores de empresas entre otros.

El artículo nos recuerda los alcances de la hegemonía criminal cuando un solo “Patrón” o una sola estructura gobiernan el bajo mundo, el ejemplo es claro, Marcos Herbas Camaho, el “Marcola” el “Patrón” del PCC, quien se jacta de ser el “Pacificador” de San Pablo, con total desfachatez argumenta que  “El mérito le fue robado por el gobernador” y que antes de la “Pacificación” se mataba a cualquiera, ahora todo se ordena desde otros espacios, una “Burocracia” que analiza cada caso. Sin embargo, se queja de que “La prensa dice que la gloria es del gobierno”

El artículo concluye mostrando como el PCC basa parte de su poder controlando las penitenciarías y presidios, se calculan que están bajo su control directo el 90% de estas, en últimas desde las prisiones “Marcola” y sus lugartenientes dirigen un negocio muy rentable que va desde el manejo del tráfico interno de drogas hasta el de brindar el servicio de “Protección ilegal” quiérase o no reconocer custodiados por la legalidad e ilegalidad adentro y afuera.

Brasil y el gran partido del crimen

En el caso de Medellín, es necesario precisar que la ciudad metropolitana ha dividido su historia reciente en lo relacionado a la violencia y criminalidad en dos momentos, uno acaecido antes del pacto del fusil y el otro posterior a este.

Medellín antes del pacto del fusil y la tregua criminal, vivía una situación de permanente enfrentamiento armado que venía desde mediados del 2008 y la cual comenzó después de la llamada era de la paratranquilidad urbana conocida como la “Donbernabilidad” que inicio a finales del 2003 y culmino con la extradición de Diego Fernando Murillo Bejarano alias “Don Berna” el 13 de mayo de 2008.

La llamada “Oficina” se dividió en dos facciones que se enfrentaron militarmente, una liderada por Maximiliano Bonilla alias “Valenciano” y la otra por Eric Vargas alias “Sebastián” quienes sin ser los verdaderos “Patrones”  asumieron la responsabilidad de la guerra urbana.

Al final del 2010 se impuso el ala “Sebastián” por dos razones principales, la primera, la decisión de “Valenciano” de dedicarse al macro negocio del narcotráfico, lo que llevo a dejar en manos de sus socios, los mal llamados “Urabeños” parte de la fuerza militar que le quedaba.

La segunda razón, es la inclinación efectiva que tuvo un sector de la institucionalidad al ayudar a alias “Sebastián” a doblegar militarmente a varias de las bandas de alias “Valenciano” tales como las bandas de wpes en la Comuna 7, el Hoyo y la Galera en la Comuna 1, el Desierto y los Terribles en la Comuna 3. Esta guerra arrojo como resultado sangriento la cifra de más de 7000 homicidios, sin contar el alto número de desaparecidos, y desplazados intrwpbanos, la mayoría de las víctimas fueron inocentes. 

En el segundo semestre del 2010, los mal llamados “Urabeños” comenzaban a penetrar el Valle de Aburrá, en diciembre ya hacían presencia efectiva en las Comunas 8, 6, 16 y Corregimiento de San Cristóbal, entre otros. A finales de abril del 2011, inicia la guerra entre la “Oficina” y los “Urabeños” la cual se extendió por más del 70% de la ciudad.

Hasta el inicio del pacto del fusil y la tregua criminal que se reitera inicio el 14 de julio de 2013, quienes gobiernan son en su orden: La “Oficina del Valle de Aburrá” que ha sido conocida como la “Oficina de Envigado” la cual tiene influencia efectiva en aproximadamente el 60% de las bandas de barrios y Corregimientos y las bandas de otros Municipios como Bello, Itagüí, Copacabana, la Estrella, Girardota, Barbosa, Caldas. Al parecer tuvo una ruptura interna a partir de inicios del 2012.

El 35% restante está bajo el dominio de los mal llamados “Urabeños” o AGC, quienes a toda luz tienen la ventaja militar, económica, territorial nacional e incluso de contar con una nómina paralela estatal más fuerte que sus enemigos “Rastrojos” y “Oficina del Valle de Aburrá”.

Esta estructura paramafiosa hace presencia efectiva en más de 17 departamentos, además de tener bajo su dominio el Golfo de Urabá, lo cual le permite acceso directo a Centro América, controla buena parte de las fronteras y puertos colombianos. El 5% restante estaría en manos de “Rastrojos” y algunas bandas supuestamente “Independientes”.    

 Después del 14 de julio el denominado “Pacto del Valle de Aburrá” bautizado por la Ong CORPADES, como el pacto del fusil que desencadena la tregua criminal, muestra el reacomodamiento de las estructuras paramafiosas ya mencionadas, además la tendencia a la “Unificación” de la criminalidad urbana de Medellín y el Área Metropolitana a las Autodefensas Gaitanistas de Colombia AGC o mal llamados “Urabeños” lo que llevaría a la consolidación del “Patrón” único lo que permitiría la regulación de la violencia y el crimen en el Valle de Aburrá.

 Cabe anotar que la tregua criminal ha permitido la reducción de más del 20% de homicidios, ante esta realidad, unos y otros se abrogan el “Triunfo” por un lado los criminales anuncian a los cuatro vientos ser ellos los causantes directos de esta baja en el homicidio, por el otro lado la institucionalidad dice haber logrado esto a partir de la implementación de una estrategia de seguridad acertada.

La verdad es que la reducción efectiva en el homicidio es causa directa del pacto del fusil y la tregua criminal, no significa esto el desconocimiento de la operatividad implementada por la Policía Nacional.

Sin embargo, es importante anotar que antes del pacto del fusil y después de este la criminalidad va en aumento, por ejemplo, el pagadiario se ha masificado en todos los estratos sociales (prestar dinero desde el 20% hasta el 40%) el control territorial de más del 70% de Medellín y el Área Metropolitana es una realidad, la llamada “Vacuna” que no es otra cosa que una extorsión disfrazada, se cobra en Comunas y Corregimientos, en ella se incluyen casas de familia, tiendas, transporte público, empresas  y negocios de todo tipo, ´Todos pagan´ directa o indirectamente.

También ejercen control en la prostitución, la piratería, micrótrafico, macrotráfico al exterior de Colombia, contrabando, apuestas ilegales, lavado de activos, tráfico de armas, la captura de una parte del presupuesto público entre otros, esto permite entender  que estas estructuras tienen ingresos superiores a muchas de las grandes empresas del país, ¿En qué puesto de la economía estarán ubicadas?

Queda claro que entre Medellín, la ciudad colombiana considerada la más “Innovadora” del mundo y la más desigual de América Latina y San Pablo mayor capital política y financiera de Sudamérica, afloran todo tipo de coincidencias en su criminalidad.

Para concluir, las reflexiónes finales de dos importantes columnistas colombianos

Carlos Alberto Giraldo, plantea que “Quiero pensar que Medellín se está pacificando gracias al esfuerzo genuino, decidido y sostenido del alcalde Aníbal Gaviria. No vaya a ser que le debamos parte a nuestro Comando Capital, que también lo tenemos”.

OFICINAS MAFIOSAS, POLÍTICA Y CIUDAD 

Pascual Gaviria, afirma que «El pacto actual es el más misterioso de los últimos años. Ya no están los capos de los grandes titulares para dar avales y meter miedo. Tampoco se habla de negociaciones con ninguna de las instancias de gobierno y sólo sabemos que se jugó un partido de fútbol entre facciones enemigas y se dio un encuentro entre duros en Santa Fe de Antioquia. Los Urabeños, la Oficina, los Rastrojos serían ahora los líderes de una división del trabajo que busca repartir roles y castigar a quienes matan por caprichos menores. En el mundo criminal no se necesita un gran prontuario para tener don de mando. Mientras tanto, el Estado y los ciudadanos miramos con curiosidad»

Crimen ordenado 

¿Qué responde la institucionalidad local, departamental y nacional ante esta realidad?

 

COMPARTIR NOTICIA:

Síguenos en redes

145,000FansMe gusta
3,100SeguidoresSeguir
24,700SeguidoresSeguir
21,388SeguidoresSeguir
21,600SuscriptoresSuscribirte

Muro de Facebook

Popular

Más Noticias

Vinícius contra Messi, la lucha por el Balón de Oro también se juega en la Copa América

Redacción Deportes, 19 jun - La Copa América de...

Lewandowski apura su recuperación para el decisivo duelo contra Austria

Dusseldorf (Alemania), 19 jun - Robert Lewandowski, baja en...

Albania gana 0-1 al descanso y pone contra las cuerdas a Croacia

Leipzig (Alemania), 19 jun- Con un tanto de Qazim...

Comunidades afro e indígenas de Pacífico colombiano tendrán espacio importante en la COP16

Cali (Colombia), 18 jun - Las comunidades afro e...