Mediante la resolución 063 de 2018, el Gobierno Nacional concedió la extradición del ciudadano colombo-estadounidense Robert Paul Riveros Ávila, requerido por la justicia de Estados Unidos para comparecer a juicio por robos de diamantes y otras joyas.

De acuerdo con dichas acusaciones, el ciudadano conspiró junto a otras personas para planear y ejecutar varios robos de joyerías en el año 2016. Para facilitar la ejecución de los ilícitos, Riveros alquiló varios vehículos. Además, intimidó y causó lesiones a varios comerciantes de diamantes que fueron previamente seleccionados.

La detención de Riveros se concretó gracias a la cooperación judicial entre Estados Unidos y Colombia, luego de que el Gobierno norteamericano solicitara su detención provisional con fines de extradición. El 27 de julio de 2017, el hombre fue capturado en una vivienda en el sur de Bogotá y posteriormente recluido en la cárcel La Picota.

En septiembre de 2017 la Embajada estadounidense formalizó la solicitud de extradición y la Corte Suprema de Justicia conceptuó favorablemente este trámite en marzo pasado, luego de encontrar cumplidos los requisitos que exigen las normas aplicables al caso.

El mecanismo de la extradición permite que la persona reclamada sea juzgada o cumpla la condena que le ha sido impuesta en el país que la requiere. Con su aplicación se busca combatir la criminalidad y evitar la impunidad.

Sobre este ciudadano recaen dos acusaciones diferentes dictadas en la Corte Distrital de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Texas y en la Corte Distrital para el Condado de Dallas, Texas. En la primera deberá comparecer por siete cargos relacionados con robo y armas de fuego y en la segunda por el delito de hurto agravado.