Miles de personas se manifestaron este lunes en Bogotá y otras ciudades de Colombia contra el alto número de feminicidios en el país, incluidos los de líderes sociales, con motivo del Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

En lo que va de año, 799 mujeres han sido asesinadas en Colombia, según datos del Instituto Nacional de Medicina Legal.

La jornada reivindicativa coincidió con las protestas que vienen sucediéndose en el país desde el jueves en contra de las medidas económicas y sociales del presidente Iván Duque, lo que juntó las dos causas en una animada concentración en el Parque Nacional de la capital colombiana.

Una manifestación similar hubo frente a la Torre del Reloj, en el centro histórico de Cartagena de Indias, mientras que en Medellín una marcha recorrió el centro desde la sede de la Organización Indígena de Antioquia hasta el Parque de las Luces.

VERDE Y LILA

Con pañuelos verdes de la campaña por el aborto y camisetas lila, la marea de mujeres, jóvenes en su mayoría salió del Parque Nacional de Bogotá al caer la tarde con destino a la Plaza de la Hoja para plantarse con velas, antorchas y antifaces morados.

De esta forma buscaban replicar los reclamos feministas que recorren el resto del continente y distintas ciudades del mundo.

Las mujeres expresaron su solidaridad con las líderes sociales del país, muchas de las cuales han sido asesinadas, así como con las indígenas y campesinas con pancartas que señalaban el agravamiento de la violencia machista en Colombia.

«En la zona rural el 91,23 % de los casos de violencia de género no son denunciados. Víctimas de violencia sexual de 0-9 años: 4.690 niñas y 1.333 niños. #Elestado no me cuida y #elestadoescómplice», rezaba una.

Otro cartel mostraba: «Ni soy histérica ni estoy menstruando, grito porque nos están asesinando», para recordar la elevada cifra de feminicidios.

DESCUIDO DEL ESTADO

La estudiante María Francisca Restrepo declaró a Efe que apoyaba la marcha debido a «la ineficiencia del Estado ante los asesinatos de líderes sociales, hombres y mujeres, campesinos e indígenas».

Desde 2016, año en que se firmó el acuerdo de paz con la guerrilla de las FARC, más de 500 líderes sociales han sido asesinados en el país, según cómputos de distintos organismos.

«Seguimos teniendo una cultura en la que las leyes no funcionan para nada, en Bogotá se quería subir un alcalde que no apoyaba el aborto, que todas sus políticas para las mujeres eran casi falsas», resaltó.

Las organizadoras de las manifestaciones llamaron también la atención sobre la negligencia del Gobierno para combatir la violencia de género con una invitación a que «todas las mujeres salgan en contra de todas las violencias».

EFE