paracos

En algunas oportunidades, cuando hace una pausa en su constante incitación a las Fuerzas Armadas para que continúen sin contemplaciones la guerra y le den la espalda a cualquier intento por buscar la paz en Colombia, el expresidente Uribe blande dos argumentos para justificar su delirante guerrerismo: no a las negociaciones con los “terroristas”, y no a la aplicación de la justicia transicional con mecanismos alternativos de justicia y status político con elegibilidad. Uribe el azote de la paz http://www.semana.com/opinion/articulo/paramilitarismo-uribe-opinion-german-uribe/363204-3 vía @RevistaSemana