Se conoció la conmovedora historia de la forma como Lidubina Durán, de 70 años de edad, ahorró a lo largo de dos años para realizar una modesta fiesta de cumpleaños a su nieta, Dariluz Pino.

Según el relato de la abuela, quien habita en Puerto Santander, en zona rural de Cúcuta, la señora adquirió un novillo por una suma de 300 mil pesos y lo crió a lo largo de dos años.

Luego pudo venderlo por la suma de un millón 300 mil pesos, dinero suficiente para alquilar un vestido, comprar unas bombas y brindar a su nieta un momento inolvidable.

La historia se ha vuelto popular en el país, más aún porque pertenece a una familia de escasos recursos.