Covid-19 en Medellín: Combo Pájaros asalta viviendas en Belén; combo los Chivos lleva mercados a Altavista

Compartir:

La denuncia de un líder social de Belén no ha tenido eco en las autoridades. Un combo que tiene su sede criminal en la comuna 16 de Medellín, denominado los Pájaros, inició una serie de atracos a viviendas de ese sector para “mitigar” la crisis económica que enfrenta por la disminución en la venta de estupefacientes y el no pago de extorsiones por parte de habitantes de la zona que, por quedarse en casa en cuarentena, no han percibido ingresos ni siquiera para comer.

El caso fue puesto en conocimiento de la opinión pública por parte del líder Julio Rengifo, quien recibió las denuncias de decenas de afectados ante la nula reacción de Policía y Fiscalía, que ya están al tanto de esta actividad criminal.

No queremos hacer apología al delito, pero mientras los criminales en Belén Zafra, Buenavista, Rincón y La Capilla tienen atemorizada y azotada a la comunidad con los hurtos de electrodomésticos, como televisores, equipos de sonido, bafles, lavadoras y neveras, entre otros, bandidos pertenecientes a los Chivos, que se mueven por el corregimiento de Altavista, entregan mercados y otras ayudas a sus habitantes.

En ambos casos se percibe la ausencia del Estado. En estas dos zonas de la ciudad, no solo ahora, sino desde siempre, el control social lo ejercen los ilegales.

La Agencia de Prensa Análisis Urbano y la corporación Corpades advierten a la Alcaldía de Medellín, que encabeza Daniel Quintero, que lo ocurrido en la parte alta de la comuna 16 ya está ocurriendo en la comuna 1, Popular, en la comuna 7, Robledo, en la comuna 2, Santa Cruz, en la comuna 5, Castilla, en la comuna 3, Manrique, en la comuna 6, Doce de Octubre, en la comuna 15, Guayabal, en la comuna 4, Aranjuez, en la comuna 9, Buenos Aires, en la comuna 13, San Javier, y en la comuna 8, Villa Hermosa.

Los combos no cobran extorsión, porque saben que en Medellín el 70 % de sus habitantes viven del rebusque, del subempleo, ese que sirve para maquillar cifras de desempleo. Pero esos que viven del empleo informal ahora están confinados aguantando hambre, no están en ningún listado de ayudas. El pico y cédula no los cobija, porque no tienen para comprar comida. Lo paradójico es que esos combos que no los están “vacunando” por la pandemia, les estén hurtando sus objetos de valor.

Lo que sigue, advertimos a la institucionalidad, es que la gente se cansará seguramente de ser objeto de hurtos por parte de delincuentes y de aguantar hambre, y entonces saldrá a buscar el alimento. ¿Cómo? Dedúzcanlo ustedes que son expertos en seguridad y convivencia.

Compartir:
Total
371
Shares