Crece la informalidad, la extorsión y el homicidio en un centro de Medellín dominado por 35 convivir de la Terraza y Caicedo

Compartir:
El número de bandas, el número de plazas de vicios, el número de cuadrantes, muestra la intensidad del pago que se le hace a las estructuras criminales.
Compartir:
Compartir:

Estamos en un momento de transición. El nuevo gobierno municipal, el de Daniel Quintero, trae su propuesta de seguridad. Desde la agencia de prensa Análisis Urbano y la ONG Corpades hemos venido presentando lo que hemos encontrado sobre la criminalidad en la ciudad de Medellín: presencia de bandas, tráfico de drogas, entre otros.

A pesar de los cuestionamientos públicos, de las descalificaciones que recibimos, porque tenemos la versión real, la de las víctimas, la de las personas que padecen el flagelo de la inseguridad e, inclusive, el testimonio de quienes hacen parte de los victimarios tanto en la criminalidad como en la institucionalidad, hemos mostrado y demostrado que nuestras denuncias son reales.

Un tema que afecta a toda la ciudadanía en Medellín, directa o indirectamente, es la vacuna o extorsión. El alcalde Daniel Quintero deberá entender la fuerza criminal de la ciudad, para que elija bien la estrategia de seguridad para la ciudad.

La vacuna, como se le dice a la extorsión, para unos es muy poco, pero para otros es pagar mucho, es un tributo más, un impuesto más. Hablamos de miles de millones de pesos. En el año 2014 planteábamos que en la comuna 10, Candelaria, los ingresos por la vacuna eran aproximadamente $8.900 millones que pasaban a engrosar las arcas del crimen urbano.

En ese año, Fenalco Antioquia reconoció que sus asociados pagaban vacuna, una suma cercana a los $50 mil millones anuales. Posteriormente, también Fenalco denunció que los tenderos de Medellín, el 90 %, pagan vacuna. Lo que demuestra sin duda que cada ciudadano de la ciudad, en las comunas y corregimientos, está pagando vacuna.

Las cifras son astronómicas: en la comuna 15, Guayabal, se superan los $3 mil millones mensuales; en la comuna 13, San Javier, se habla de cinco a seis mil millones de pesos y así sucesivamente ocurre en las comunas 16, Belén, comuna 11, Laureles, en esta última se centra más en el comercio y en otras actividades.

Se paga vacuna en las comunas 1, Popular, 2, Santa Cruz, 3, Manrique, la comuna 8, Villa Hermosa, en la comuna 9, Buenos Aires. Son miles de millones de pesos. Son una de las rentas criminales más importante que tiene el crimen urbano. El número de bandas, el número de plazas de vicios, el número de cuadrantes, muestra la intensidad del pago que se le hace a las estructuras criminales. No es un asunto de poca monta.

Al alcalde Daniel Quintero le pedimos que profundice en la investigación en el tema de la vacuna, en el tema del tráfico de drogas, profundizar cuánto es el número de bandas que hay en la ciudad, cuántos hombres están vinculados a ellas, qué es la Oficina, cómo opera actualmente. Y debe incluir en su estrategia de seguridad, y no nos cansaremos de decirlo, una ley de sometimiento a la justicia para que la ciudad por fin tome el control, tome las riendas, a través de la institucionalidad, de la seguridad en las 16 comunas y 5 corregimientos de la ciudad.

Compartir:
A %d blogueros les gusta esto: