¿Cuántos indultados y amnistiados de las Farc, llegarán al Medellín metropolitano?

Aunque muchos desde el poder formal y real -e incluso desde la ciudadanía- no quieran aceptarlo y menos aún hablar del tema, es claro que el proceso de paz con las FARC también….

timthumb
Guerrilleros de las FARC-EP participando de las jornadas de pedagogía para la Paz. Tomada de radiosuperpopayan.com

Columna de opinión publicada en EL FICHERO.

1500 indultados de las Farc, llegarían al Medellín metropolitano

Por: Luis Fernando Quijano Moreno

Aunque muchos desde el poder formal y real -e incluso desde la ciudadanía- no quieran aceptarlo y menos aún hablar del tema, es claro que el proceso de paz con las FARC también afectará fuertemente a Antioquia y, obviamente, a su capital Medellín. Sí, ciudadanos de las urbes: 1500 indultados llegarán en cualquier momento a esta tierra antioqueña, que hasta el momento no se ha mostrado amable con quienes aportarán en la práctica la materialización de esa paz para Colombia.

Detrás de esos 1.500 indultados vendrá un importante número de amnistiados, y aunque no se quiera, por lógica eso pasará. ¿Quién o quiénes se han preguntado cuántos hombres y mujeres componen la estructura de las FARC en nuestro departamento?

No podemos olvidar que esta organización tiene presencia en Antioquia a través de los frentes 5, 9, 18, 34, 36 y 58, además de tres compañías de guerra que se enlazan en el Bloque Efraín Guzmán, con no menos de 7.000 integrantes, los cuales terminarán siendo los futuros amnistiados: ¿Cuántos de ellos se quedarán en la tierra que los vio iniciar, consolidar y –por qué no- concluir su vida guerrillera? Miles de ellos. Y seguirán aquí por diversas razones: son oriundos de Antioquia y llevan toda su vida en estas montañas, estas urbes y con esta gente.

Teniendo eso en cuenta, ¿cómo actuará la ciudadanía antioqueña, la clase dirigente, los partidos políticos y los sectores sociales y empresariales -entre otros- ante el nuevo panorama? Sin duda, entre quienes consideramos que la paz y la posguerra son los pasos iniciales de la reconciliación nacional que sentará las bases del posconflicto, la respuesta será positiva: somos conscientes de la guerra que ha cruzado duramente nuestro territorio dejando un rastro de masacres, homicidios, desapariciones forzadas y desplazamiento forzado rural e intraurbano, entre muchas otras cosas.

No obstante, las dudas me sobrevienen es de quienes ven en la guerra el único camino para mantener el statu quo, esos que nunca han estado en el fragor de la batalla pero que sueltan miles de millones de pesos para alimentarla. De ellos, me temo, la respuesta será negativa.

Y para no dar cabida a mis temores, espero -casi peticiono- que Fenalco Antioquia, el Grupo Empresarial Antioqueño, la iglesia, la clase política, todos los sectores sociales y los alcaldes del Valle de Aburrá, con Federico Gutiérrez a la cabeza, junto a la Gobernación de Luis Pérez Gutiérrez, encabecen un pronunciamiento conjunto que dé el punto de partida para la acogida y construcción en conjunto de la paz, que dejen claro que ésta será apoyada por ellos, porque hasta el momento no ha pasado y no lo tenemos claro. Espero que esto se esté preparando; de hecho, confió que así sea.

Mi actitud es positiva pero estoy cargado de inquietudes. Por ejemplo, ese silencio que enrarece el ambiente de paz y que se muestra en dos hechos: el primero, las tres amenazas que sufrió Wilson López, primer indultado de las FARC que para desgracia nuestra fue amenazado en el Valle de Aburrá, reflejando así lo que podría pasar a los que vienen detrás de él; frente a su caso, nada dijo el alcalde de Envigado -territorio en el que ocurrió la amenaza- ni el de Medellín, mucho menos el gobernador.

El segundo, la poca importancia que se le presta al tema de los diálogos urbanos y la negociación que lleve al sometimiento a la justicia a más de 500 bandas y dos estructuras paramafiosas que hacen presencia en el Valle de Aburrá, una de ellas con presencia incluso en el resto del departamento, denominada Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), Urabeños o Clan Úsuga. Su sometimiento sólo se logrará con una negociación de carácter nacional, con el aval y la coordinación del gobierno nacional; pero parece que nadie lo ha querido entender.

Me mantengo positivo y deseoso de que no sea Antioquia el lugar donde salte el conejo que la muestre como el departamento pionero enemigo de la paz y la reconciliación; ojalá mis dudas sean sólo eso, dudas. Amanecerá y veremos.

Temas relacionados

¿Cómo transitar el camino de la guerra a la paz?

Antioquia necesita casas de paso para la paz. ¡Ya!

Farc: ¿Zonas de concentración o Terrepaz en Antioquia?

“Medellín no es territorio de paz”: indultado de las Farc amenazado

Indultado de las Farc nuevamente amenazado por paramilitares

“El Estado me tiene abandonado”: Wilson López, indultado de las Farc amenazado

Total
0
Shares
Previous Post

“El Estado me tiene abandonado”: Wilson López, indultado de las Farc amenazado

Next Post

¡Se acabó la Oficina de Envigado!

Related Posts