Cuba acusó al Gobierno de Estados Unidos de realizar «acciones ilícitas no convencionales» por las sanciones emitidas este martes contra seis buques petroleros de la empresa estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) que transportaron petróleo a la isla.

«Denuncio nuevas acciones ilícitas no convencionales del gobierno de #EEUU dirigidas a privar a #Cuba del suministro de petróleo», escribió el ministro de Relaciones Exteriores del país caribeño, Bruno Rodríguez, en su cuenta oficial de Twitter.

El canciller cubano consideró que las medidas anunciadas por el Departamento del Tesoro estadounidense son «prácticas gansteriles de amenaza y castigo contra relaciones comerciales legítimas entre Estados soberanos».

Washington consideró que el transporte de crudo de Venezuela a Cuba es una violación del embargo petrolero impuesto por EE.UU. contra el Gobierno del presidente Nicolás Maduro.

«Cuba y el antiguo régimen de Maduro continúan tratando de esquivar las sanciones con el cambio de nombres de los buques y facilitar el movimiento de petróleo de Venezuela a Cuba», afirmó el secretario adjunto del Tesoro, Justin Muzinich, en un comunicado.

Según la administración de Donald Trump, los buques partieron de Venezuela en el otoño de 2019 y entregaron a la empresa estatal Cubametales cerca de 1,3 millones de barriles de crudo.

El Tesoro dijo que la medida busca subrayar «los corruptos mecanismos usados para trasladar petróleo al régimen cubano en respuesta a la asistencia en inteligencia y seguridad, una de las de los fuentes restantes de apoyo al antiguo e ilegítimo régimen de Maduro en Venezuela».

La semana pasada el Gobierno de EE.UU. anunció sanciones contra la Corporación Panamericana -con sede en La Habana-, acusada de ser utilizada por la empresa estatal Cubametales como intermediaria para la compra de petróleo venezolano.

El Gobierno del presidente Trump impuso sanciones en julio a Cubametales, la empresa responsable de garantizar el total de las importaciones y exportaciones de combustibles desde y hacia Cuba, cuyo principal suministrador es Venezuela.

En los últimos meses EE.UU. ha aplicado nuevas sanciones contra la isla que han impactado con dureza en la economía cubana, en represalia por la supuesta injerencia de Cuba en la crisis venezolana y su apoyo sin fisuras al presidente Nicolás Maduro.

Desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017, el presidente Donald Trump ha endurecido la política hacia Cuba con reducciones del personal diplomático, el aumento del embargo comercial, restricciones a los cruceros y limites a los viajes de estadounidenses a la isla.

EFE