Denuncian presunto asesinato del joven Duván Aldana a manos del Esmad

Un menor de 15 años, identificado como Duván Aldana, falleció después de recibir un disparo a la altura del cuello -supuestamente hecho por un integrante del Esmad- en medio de un desalojo a un predio rural en la Ciudadela Sucre, ubicada en la comuna 4 de Soacha.

Como se ve en un corto video que circula por redes sociales, el joven está en el piso, rodeado de varias personas que con angustia intentan socorrerlo. En las imágenes se escucha a una mujer que dice “vámonos, maldita sea”, mientras algunos hombres tratan de levantar a Aldana.

“Con un disparo en la garganta, el Esmad asesinó al niño Duván Aldana de 15 años, mientras desalojaba a varias familias de su techo en Soacha, Cundinamarca. Muy grave y triste, porque nuestros policías pasaron de ser héroes a ser asesinos sin causa”, señaló la abogada María Niny Echeverry; quien compartió el video.

Como ella varias personas han cuestionado el hecho que es materia de investigación. Puesto que hasta el momento la Policía de Cundinamarca no se ha referido puntualmente a lo que ocurrió con el joven. En un comunicado emitido el 26 de junio, la entidad dijo que el desalojo se efectuó a las 5:30 p.m. (del día jueves), luego de una “mediación por parte de las entidades a cargo de la diligencia, con el objetivo de llegar a un acuerdo. Una vez agotada esta instancia, comenzó la intervención con unidades policiales para retirar, en el marco de la ley, a las personas que se encontraban en el predio”.

El alcalde de Soacha, Juan Carlos Saldarriaga, dijo a Revista Semana que lamentaba “la muerte de este joven, en hechos confusos (…) lamento enormemente la pérdida de cualquier vida, en cualquier circunstancia. De un menor, mucho más. Eso me parte el alma”.

Saldarriaga añadió que la invasión ilegal de tierras en el municipio es solo uno de los problemas que tiene Soacha. “La situación de nuestra ciudad, más allá de ese hecho lamentable que le duele a uno en el alma cuando tiene hijos, es todo un tema social en torno de esa muerte. Tierreros, mafia…”, agregó.

El alcalde señala que hay versiones de que “fueron los mismos Tierreros, los que generaron la muerte del muchacho para provocar el caos”. Además, dijo que los grupos “se dedican a vivir de la necesidad de la gente”.

“Invaden 200 hectáreas de tierra. El desalojo fue con gases lacrimógenos, el Esmad no usa armas de fuego”, indicó el mandatario. Cabe recordar que hubo enfrentamientos entre la comunidad y el escuadrón durante el desalojo realizado en la Ciudadela Sucre y que, incluso, el mismo Saldarriaga informó que fueron agredidas funcionarias de la Secretaría de Desarrollo Social y Participación Comunitaria.

Sin embargo, en otro de los videos difundidos por la comunidad, se escucha el sonido de los disparos, mientras la comunidad le pide a los uniformados ubicados en la cima de la montaña que paren de agredirlos porque no tienen armas. “Dejen de dispararle a la gente, hp”, nosotros no tenemos armas”; dice una mujer que por su acento, podría ser venezolana. Acto seguido, la comunidad se acerca a ver qué sucedió con Duván Aldana y el pánico se apodera de estas personas.

Saldarriaga agregó, previo a conocerse este último video, que “Soacha no puede seguir siendo el rincón de todos los necesitados del país, cuando no tiene con qué ayudarlos. Si pudiéramos lo haríamos, pero como lo vengo diciendo desde enero, hoy la ciudad tiene 5.000 niños desescolarizados, no tiene con qué pagar la vigilancia ni la comida de los niños. Por el estilo mil temas”.

El alcalde menciona que se siente gobernando en solitario, sin el acompañamiento de la nación. “A hoy no se reporta (el Gobierno nacional), no dice nada sobre cómo ayuda a salir de esta crisis que cubre a Soacha, pero que es también una crisis nacional”.

Posterior a la reunión que sostuvo Saldarriaga con otras autoridades, la Alcaldía de Soacha emitió un comunicado diciendo que se “solicito a la Fiscalía, a la SIJIN y el CTI que de manera urgente se esclarezcan los hechos”.

El comandante de la Policía de Cundinamarca, coronel César Ovidio Castro, enfatizó en que el desalojo se realizó “con todos los protocolos establecidos, en compañía del Ministerio Público, para garantizar que no se vulneraran los derechos de quienes estaban presentes”. El uniformado expresó que “nunca se tuvo conocimiento de algún lesionado que hubiera pasado durante el procedimiento”.

Tomado de Revista Semana

Total
3
Shares
Previous Post

Un misterio llamado Saab

Next Post

Por desfalco de $5 mil millones, alto funcionario de Indeportes Antioquia pagará 4.5 años de prisión

Related Posts