Diez integrantes de la banda Trianón, a la cárcel por venta de estupefacientes a domicilio en Envigado

Compartir:

Por solicitud de la Fiscalía General de la Nación, el Juzgado 15 Penal Municipal de esta ciudad impuso medida de aseguramiento en centro carcelario en contra de 10 presuntos integrantes del grupo delincuencial organizado Trianón, dedicado a la comercialización de sustancias alucinógenas en el sur de Medellín.

Los afectados con la decisión fueron el presunto cabecilla, Fabio León Ángel Ramírez, alias Corazón o el Zar del bazuco; su esposa Zulima María Sánchez, alias Zulima; su hijo Fabio Ángel Sánchez, alias Fabito. Además, Duberney Alzate Muñoz, alias Piña; Jeison Andrés López Bedoya, alias Jei; Juan Guillermo Osorio Gaviria, alias Mauro; Luis Fernando Vallejo Cardona, alias Canoso; Oscar Mauricio Gaviria Vélez, alias Memo; Sara Lucía Gómez Ramírez, alias Sara; y Flor María Bedoya, alias Flor.

El fin de semana último funcionarios de la Sijín de la Policía Nacional realizaron en el municipio de Envigado (Antioquia) 7 diligencias de allanamiento y registro en las que se logró la captura de las 3 mujeres y los 7 hombres. También se logró la incautación de 20 gramos de marihuana, 250 gramos de base de coca, 6 celulares y $ 1.610.000 en efectivo.

Según la investigación adelantada por un fiscal destacado ante el Gaula de Medellín, la mencionada estructura delincuencial vendía sustancias alucinógenas bajo la modalidad de domicilio. Los clientes hacían el encargo vía telefónica, los mensajeros o domiciliarios salían de la casa de alias Corazón, donde se presume permanecía la droga, y hacían la entrega del pedido. Las ganancias aproximadas por el desarrollo de esta actividad delictiva era de 50 millones de pesos mensuales.

Los investigadores lograron establecer que alias Corazón o Zar del Bazuco llevaría más de 15 años en el mundo criminal y sería el cabecilla principal del grupo delincuencial Trianón, mientras que su hijo alias Fabito y su esposa alias Zulima serían los presuntos coordinadores de zona.

Los procesados no aceptaron los cargos imputados por los delitos de tráfico de estupefacientes y concierto para delinquir agravado. A Ángel Ramírez y su familia se les endilgó este último delito en calidad de cabecillas.

Compartir:
Total
2
Shares