Se trata de uniformados activos, adscritos a la estación de Los Mártires, que permitían la venta de estupefacientes en hostales del centro de la capital.

La operación ‘Penumbra’ que se adelantó la semana pasada, y que permitió desarticular 18 organizaciones criminales (dedicadas al microtráfico, trata de personas por explotación sexual y corrupción), también dejó al descubierto la peligrosa complicidad entre traficantes y policías, informó Noticias Caracol.

Los uniformados, encargados de la seguridad y vigilancia de los barrios Estanzuela y La favorita, dejaban que los ‘jibaros’ entraran y vendieran drogas en su zona a cambio de dineros, según videos y grabaciones obtenidos por La Fiscalía y mencionados por el medio.

Después del megaoperativo, la ciudadanía denunció la actividad ilícita de los policías y de ahí comenzó la investigación que, además, dejó 6 civiles capturados por el delito de tráfico y comercialización de alucinógenos, de acuerdo con Caracol Radio.

Los uniformados están a disposición de la Fiscalía y, en las próximas horas, serán presentados ante un juez de control de garantías por los delitos de “concierto para delinquir, cohecho y fabricación, tráfico y porte de estupefacientes”, aseguró la Policía Metropolitana en un breve comunicado.

En la investigación participaron unidades de la Seccional de Inteligencia de la Policía, de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (DIJIN) y miembros de la Fiscalía.

La Policía Nacional indicó en un comunicado que rechaza “cualquier acción que se aparte de la Constitución, la Ley y los  lineamientos institucionales”.

 

Tomado de Pulzo.com