Yeny Alexandra Acevedo Ramírez, de 27 años años de edad, y Yerson Cardona Álvarez, de 19 años, estaban desaparecidos desde el pasado viernes 23 de agosto. Residían en la vereda Aguas Frías, del corregimiento Altavista, ubicado arriba de la comuna 16, Belén, suroccidente de Medellín.

Hace una mes llegaron del sector San Francisco, de ese corregimiento, huyendo de la violencia, y buscando un lugar donde vivir, terminaron en Aguas Frías.

Todo parecía ir bien para estos jóvenes hasta que el pasado viernes un grupo de hombres irrumpieron en el inmueble que habitaban y se los llevaron con rumbo desconocido. No regresaron. En la mañana de este domingo 25 de agosto sus cuerpos fueron hallados amarrados y con heridas de bala en una zona de abundante vegetación de esa vereda, conocida como el Tierrero.

Los autores de estos asesinatos serían hombres pertenecientes al comando urbano de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC o Clan del Golfo, quienes tienen planeado recuperar este corregimiento para adelantar allí sus actividades de microtráfico. Se identifican con el nombre de los “Paracos de Aguas Frías”, según las autoridades.

“Es triste lo que está ocurriendo en Altavista. Chabela, como le decían a Yeny Alexandra, era una líder deportiva y se vio involucrada en esta guerra difícil y absurda que se está llevando a nuestros jóvenes”, dijo un habitante del sector.

Por su parte, Julio Rengifo, líder social de Altavista y de la comuna 13 de Medellín, manifestó que San Francisco es una zona estratética para las bandas los Pájaros y los Chivos, quienes históricamente se han disputado el poder en esa parte alta de la comuna 16, Bélen y la parte baja del corregimiento Altavista.

“Los Pájaros estarían patrocinados por las AGC y ellos serían los autores de estos homicidios. Su intención es recuperar a sangre y fuego este territorio que ahora pertenece a los Chivos, que están patrocinados por un grupo que dice ser del Eln. A Yerson hace dos años le mataron a un hermano porque no quiso pertenecer a esos combos. Ahora los obligaron a salir de allá, pero los localizaron y los mataron”, relató Rengifo.

“Hace también un par de semanas estas bandas obligaron a siete jóvenes y a sus familias a desplazarse. Los hacen irse porque rechazan sumarse a estas estructuras criminales”, agregó Rengifo.

Las autoridades indicaron que están investigando para dar con el paradero de los autores de este hecho de sangre.