Dos hombres fueron asesinados al mediodía de este jueves 2 de agosto en la calle 48 con carrera 101, barrio El Socorro, de San Javier, comuna 13 de Medellín.

Según los primeros indicios, dos jóvenes que se movilizaban a pie por una de las vías que da acceso a un parqueadero fueron atacados a bala por sicarios que se movilizaban en moto.

Sin mediar palabra los abordaron y dispararon en diferentes oportunidades. Uno de ellos murió de forma inmediata y quedó en el lugar. Mientras que el otro quedó mal herido y fue trasladado a un centro médico en el que, según reporte reciente de las autoridades, habría fallecido.

La situación de orden público en la comuna 13 es de tensión y de mucho temor, denuncian sus habitantes. “Somos quienes pagamos los platos rotos de la guerra que el alcalde le declaró a los combos de la 13. Lo peor es que capturan a los que no son. Entonces le dicen a uno que vaya y denuncie. Sí, cómo no. Ahí se va a ganar uno de enemigos a esos traquetos, pistolocos que matan por ver caer. Y entonces, ¿dónde está la inteligencia? Si todo se resuelve con que uno vaya y denuncie, ¿para qué inteligencia? El alcalde sale a decir que capturaron al asesino de los conductores y resulta que ni siquiera lo capturaron por eso, lo cogieron por un robo y no tiene denuncia por homicidio. No da ni rabia”, expresó una señora del barrio Betania, quien pidió no ser identificada.

Balaceras
Esta señora le contó a Análisis Urbano que en la noche del 31 de julio y en la del 1 de agosto se escucharon fuertes balaceras en los sectores de Betania, La Torre y las Independencias. “Toda la noche. No sabíamos de dónde a dónde se disparaban. Se escuchaba muy cerquita. A uno ni susto le da ya. Pero que maluco vivir así. Qué tal que un hijo de uno no haya llegado porque no pudo coger el bus porque están en paro y lo coja una bala de esas, ¿ah? Dios nos ampare y favorezca”. La mujer agregó que en los últimos días se han visto personas “extrañas” por los sectores de Villa Laura y “otras que bajan de Belencito, otras que suben del 20 de Julio”.

Aunque en la comuna 13 hay presencia permanente de unidades del Ejército y de la Policía, los delincuentes no se detienen ante la Fuerza Pública y sin ningún temor se enfrentan a tiros y envían a sus sicarios a cualquier hora a cometer asesinatos selectivos.