Edificios en Comuna 9 sufren vacuna, habitantes denuncian, policía al parecer desatiende

73
Compartir Noticia

dsc01s109
Imagen de urbanización en la comuna 9, que ha sufrido la extorsión.

Redacción Análisis Urbano

Otro episodio de inseguridad, que una vez más pone en evidencia el control territorial ilegal de los barrios, se viene presentando en la ciudad. Habitantes de algunos de los nuevos edificios construidos en el sector de Loreto, ubicado en la Comuna 9 Buenos Aires, están siendo víctimas de la extorsión conocida como “vacuna”.

Residentes del sector denunciaron que desde el inicio del año fueron contactados por miembros de organizaciones delincuenciales para notificarles el monto de la extorsión.

“A mediados de enero un joven, como de 18 años, empezó a aparecer todas las noches en el parqueadero por lo que nos inquietamos y llamamos al cuadrante de la policía para que viniera y preguntara quién era, los llamamos varias veces y varios días pero nunca llegaron, entonces vecinos de nosotros, se acercaron a preguntarle quién era y éste contestó que era un enviado de ‘Ronald’, el ‘duro’ de la zona para informarnos que debíamos pagar una cuota mensual para que nos cuidaran los carros, que el precio era de 15 mil por moto y 25 mil por carro”, relata uno de los habitantes afectados.

photo2

Análisis Urbano hizo presencia en el sector y confirmó que habitantes de algunas unidades residenciales sí están pagando la vacuna. Sin embargo, pudo establecer que en la unidad Ciudadela Antares se negaron a pagar la extorsión y desde entonces están siendo víctimas del robo masivo de motos.

“Llevamos más de un año viviendo en el sector y nunca nos había pasado nada, desde que rechazamos el pago de la ‘vacuna’ ya nos han robado 7 motos, 11 contadores y un carro fue violentado pero no lograron robárselo”, denuncia un habitante de la ciudadela.

Los residentes dicen que denunciaron los hechos en múltiples ocasiones ante la policía pero que ésta los desatiende y no les da soluciones efectivas. “Hemos tenido, incluso, dos reuniones con ellos, en la primera hasta hizo presencia el Gaula y nos dio unos teléfonos; en la segunda, que fue el 6 de abril, estuvo la policía y lo mismo, nos dio teléfonos y uno los llaman y se demoran mucho en llegar”.

En el sector no se explican porque no hay una presencia permanente de la fuerza pública si saben que es un punto que está concentrado el robo de motos. El parqueadero en donde se encuentran los vehículos no es muy grande y solo tiene un acceso de casi 3 metros de ancho que hace las veces de entrada y salida, por donde tendrían que pasar obligatoriamente las motos hurtadas; lo cierto es que no se requeriría una enorme labor de inteligencia para capturar a los delincuentes, parece más una falta de voluntad política de la Estación de Policía de Buenos Aires y del Comando de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá (Meval) para resolver la situación.

photo8

Esta es la entrada y salida  por donde deben pasar las motos hurtadas.

Los habitantes también dicen que en las reuniones hechas con la policía se acordó que se patrullaría constantemente la zona pero que la entidad incumplió y que desde entonces no se ve que el cuadrante haga sus rondas de forma recurrente por el sector. Cabe anotar también que el robo de la última moto se dio el pasado viernes a las 5 de la tarde, en plena luz del día.

 “Nosotros sí hacemos nuestras rondas pero no es nuestra culpa que no nos vean los habitantes. Además yo no puedo ir a pararme allá permanentemente porque un habitante me lo pida, yo debo cumplir órdenes. Si eso es lo que requieren los habitantes deben solicitarlo al capitán de la estación”, manifestó la patrullera del cuadrante, Katerine Gómez, a Análisis Urbano.

Análisis Urbano también cuestionó por qué no se da una solución eficiente a un asunto concreto, por qué debe ser la ciudadanía quien solicite la protección de un sector, si la problemática ya está en conocimiento de la policía, pero la respuesta fue la misma por parte de la patrullera: “esto debe solicitársele directamente al capitán”, además agregó “la estación no tiene teléfono fijo ni celular, debe irse allá personalmente”.

En una ciudad en donde las autoridades han generado cierta desconfianza  y que se encuentra, evidentemente, bajo un control territorial ilegal y armado, pedirle a una persona que vaya directamente a una estación para realizar una denuncia podría significar tanto ponerlo en evidencia como poner en riesgo su seguridad.

photo10

Habitantes denuncian que policía no patrulla el sector.

La inspectora de El Salvador (que incluye el sector de Loreto), Marta Lía Agudelo, aseguró que desconocía los hechos, y aunque su competencia es en el tema de convivencia y no de seguridad, se comprometió a poner en conocimiento de esta situación al Comité Local, que está conformado por los dos inspectores de la Comuna 9, el comandante de la estación de la policía, el comisario, un representante de la JAL, el promotor social y un representante de la Secretaría de Seguridad.

Análisis Urbano  cumple su labor de denuncia y espera que la problemática no se quede sólo en el conocimiento, por el contrario, que se generen soluciones efectivas para las personas que allí habitan. La situación tiene intranquilos a los habitantes del sector pues no se sienten seguros en sus hogares y temen mayores represalias porque no pretenden pagar la “vacuna”. Ya es hora de que la Secretaría de Seguridad cumpla las funciones para la que fue creada y de que la Meval cumpla con sus obligaciones de proteger a la comunidad.

Compartir Noticia

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here