El costo de informar durante la protesta social. Cronología de agresiones a la prensa

Foto por: Gabriel Linares
Compartir:

Las trescientas agresiones a la prensa en apenas dos meses demuestran que no hay garantías para el ejercicio periodístico. A pesar de estar identificados, de gritar prensa y de portar chalecos y cascos, reporteros/as son agredidos, retenidos ilegalmente, amenazados y les rompen sus equipos durante el cubrimiento de la protesta social. Este es un recorrido por algunos de los casos más icónicos y los eventos que han afectado la libertad de prensa en Colombia entre el 28 de abril y el 28 de junio del 2021.

En contexto Violencia para que no circule la información

Colombia, 12 agosto de 2021.-

Por: Fundación para la Libertad de Prensa ( FLIP)

Semana I. 28 de abril al 2 de mayo 

Uno de los primeros casos registrados ocurre en Medellín cuando un periodista es agredido dos días seguidos por policías. El reportero está registrando, en vivo, agresiones de la fuerza pública contra civiles, cuando uno de los uniformados, sin identificación, le pega una patada, mientras otros, les tiran al suelo los celulares a varias personas que están allí grabando. Al día siguiente, los agentes golpean con bolillos a este mismo periodista y le rompen el lente de su cámara, mientras le gritan “¿por qué no le tomas fotos a tus amigos?”

Semana II. 3 al 9 de mayo 

1. El 2 y 3 de mayo se viven jornadas violentas en Cali que la ciudadanía conoce gracias a las transmisiones en vivo por redes sociales que realizan periodistas y manifestantes. En medio del estallido, se presentan denuncias de problemas de conexión a Internet. La organización Netblocks confirma la caída del servicio de Internet en esa ciudad durante la noche del 4 y la madrugada del 5 de mayo. El día 6, Instagram baja contenidos relacionados con la protesta. Aunque la compañía refiere una falla mundial, muchos contenidos son eliminados o suspendidos después de que se restablece el servicio.

2. Las amenazas a periodistas por redes sociales se incrementan. Un periodista de Popayán recibe amenazas por Whatsapp. En varios audios le dicen: “ustedes son unos arrastrados del gobierno (…) son paracos, los vamos a atacar. Les vamos a caer a su casa, a su mamá, a su papá, a su panocha, les vamos a caer a ustedes”. 

3. El 6 de mayo el Ministerio de Defensa emprende la campaña #ColombiaEsMiVerdad, en la que cuestiona la veracidad de la información en línea, calificandola de falsa y determinándola como terrorismo digital. Con ello materializa en redes sociales la estigmatización a varios medios de comunicación y a la protesta social que también tiene lugar en escenarios virtuales. 

Semana III. 10 al 16 de mayo 

1. Un periodista de un medio de Bogotá, enviado especial a Cali, transmite en vivo para televisión desde “Puerto Resistencia”. Es 10 de mayo. Algunas personas allí presentes, que siguen la transmisión, se percatan de que en el banner que acompaña la nota se lee; “bloqueos en vastos sectores de Cali”. Esto no les cae bien. Según ellos, desacredita la manifestación. Señalan al periodista y al camarógrafo que lo acompaña de mentirosos y los amenazan con no dejarlos salir vivos de allí sino corrigen la información. El periodista se ve forzado a salir en vivo una vez más y a asegurar que la manifestación es pacífica.

2. El 12 de mayo, el diario El Espectador hace pública una conversación entre empresarios y políticos en la que acuerdan el retiro de pauta oficial a medios que informen en contra de la institucionalidad y visibilicen las motivaciones de los manifestantes. Esto es un claro mecanismo de presión que busca controlar la narrativa de los medios y condicionar, a favor de algunos, la información sobre acontecimientos sociales.  

Al cierre de las tres primeras semanas: 

  • 154 agresiones a la prensa. 
  • Lugares más afectados: Bogotá, Cali y Medellín

Semana IV: 17 al 23 de mayo 

En el “Parque La Resistencia” de Medellín, un periodista está registrando una detención arbitraria. Es 22 de mayo. De repente, agentes del ESMAD lo rodean y comienzan a gritarle que se vaya. Uno de ellos le quita el celular, lo bota al piso e intenta pisarlo. El periodista busca recuperarlo y recibe un disparo de una marcadora (bola de pintura) en su pie. De inmediato, se aleja del lugar, mientras el agente le dice que si vuelve a acercarse a menos de diez metros, le vuelve a disparar.

Semana V: 24 al 30 de mayo

1. En Neiva, un periodista está transmitiendo en vivo desde la sede de su medio de comunicación cuando un grupo de veinte o 25 manifestantes se planta frente a las instalaciones a gritar consignas contra el medio. Lanzan piedra, pintura y rompen algunos vidrios. En las paredes de la fachada escriben: “vendidos” y “Paracol”. 

2. En el sector de Ciudad Jardín de Cali, civiles armados disparan contra los manifestantes y en dirección al lugar donde se encuentra un equipo periodístico. Los reporteros están visiblemente identificados con insignias de prensa, pero eso no impide que uno de los hombres armados apunte a uno de los periodistas. 

Semana VI: 31 de mayo al 6 de junio

1. Es miércoles, 2 de junio, en Bogotá. Un fotoperiodista que está cubriendo la manifestación en el barrio Suba es rodeado y acorralado por unos policías sin identificación. Para evitar que le rompan la cámara, el reportero la guarda, y esta acción desata el ataque de los policías. Lo golpean en la cabeza, el hombro, los brazos y la espalda. Después de la golpiza, se da cuenta de que tiene una cortada profunda en la mano en la que necesitaría seis puntos de sutura. 

2. Dos días después, otros dos periodistas de un medio universitario están cubriendo la manifestación en el punto El Comercio de la ciudad de Cali. Mientras hacen su trabajo, son rodeados por un grupo de cinco policías que los empiezan a golpear. A uno de ellos le intentan quitar el casco y la máscara de protección y a otro le intentan herir con un cuchillo pero lleva puesto un chaleco antitrauma que impide que lo apuñalen. 

Al cierre de la sexta semana de protestas: 

  • 241 agresiones a la prensa. 
  • Patrones de agresión: disparos directos, ataques con arma blanca por parte de la fuerza pública, agresiones físicas, daños a la infraestructura de medios y amenazas a periodistas por parte de civiles armados.

Semana VII: 7 al 13 de junio

1.  El 8 de junio se presentan enfrentamientos entre manifestantes y la Policía a las afueras del estadio de Barranquilla. Un periodista graba disparos directos de policías a manifestantes. Los agentes también lanzan piedras a casas y negocios locales. El periodista recibe un golpe seco de una piedra en la nuca. Una persona de la misión médica ve que la piedra fue lanzada por policías sin identificación. Después de hacer la denuncia, el reportero recibe amenazas desde una cuenta anónima en Twitter.

2. Entre el 8 y el 10 de junio, la CIDH hace una visita técnica a Colombia en la cual recopila testimonio de representantes de víctimas, organizaciones indígenas, afrodescendientes, estudiantes y periodistas. La FLIP y Reporteros Sin Fronteras acompañan la jornada en Bogotá y apoyan la de Cali. La CIDH conoce de primera mano el tipo de agresiones que han sufrido medios y periodistas. 

3. El 9 de junio la Fiscalía ordena archivar la investigación que se adelantaba contra miembros del ESMAD por las agresiones contra dos periodistas de LocoSapiens en Sibaté, Cundinamarca. La orden es rechazada por la FLIP y por organismos de control. Gracias a ello, la Fiscalía retoma la investigación. Esta decisión cobra relevancia en un contexto en el que las agresiones contra la prensa provienen, en su mayoría, de agentes estatales, y en el que además hay una gran desconfianza en las instituciones y en los cuerpos de justicia del Estado. 

Semana VIII: 14 al 20 de junio

Un periodista identificado con casco y escarapela graba una tanqueta del ESMAD que está siendo recargada en la estación de bomberos cerca al “Portal de la Resistencia” en Bogotá. Un agente del ESMAD lo señala y grita: “A ese, ¡apúntele!” La tanqueta le dispara un chorro de agua. La grabación, que está haciendo con el celular, se ve afectada por el agua. Se escucha poco, es de noche, el periodista reclama, dice que es prensa, pero el chorro vuelve a caer directamente. Un policía grita: “Dele, dele que está sin nada”.   

Semana IX: 21 al 29 de junio

El 29 de junio dos periodistas son agredidas por el ESMAD en medio de enfrentamientos entre manifestantes y agentes del ESMAD en Suba, Bogotá. Los hechos impulsan un pronunciamiento de la alcaldesa Claudia López en rechazo a la agresión contra las periodistas. Su mensaje es válido, pero llega con dos meses de retraso, después que en Bogotá hubieran sido agredidos 65 periodistas en el cubrimiento de las protestas.

Al 19 de julio:

  • 300 agresiones a la prensa. La mayoría de parte de la fuerza pública.
Compartir:
Total
6
Shares
Previous Post

Violencia para que no circule la información

Next Post

Un mural de Fernando Botero es trasladado al Museo de Antioquia en Medellín

Related Posts
A %d blogueros les gusta esto: